Iteraciones, valor y el nuevo San Mamés

El mundo de desarrollo de Software tiene su propia velocidad. Las ideas van y vienen, se crean tendencias, se testean nuevos enfoques y se descartan otros. Pero en otras áreas de la ingeniería en las que la responsabilidad civil es mayor, los cambios en los procesos tienen otros ciclos. Esto implica que no siempre es fácil ver como se plasman ideas consideradas axiomas por el agilismo.

Hoy os quería comentar un ejemplo relacionado con esto. Como los más futboleros sabéis, el Athletic Club de Bilbao ha creado un nuevo estadio de futbol, el Nuevo San Mamés (ni media vuelta al nombre)

Este proyecto tenia ciertas restricciones:

  • El nuevo estadio ocuparía parcialmente el área del anterior.
    Esto en el mundo del software sería algo parecido a tener código legacy. 😉
  • El equipo debe empezar a jugar la liga en este nuevo estado tan pronto como sea posible. (Las dos primeras jornadas en “casa” se jugaron en el estadio de la Real Sociedad)

Revisando la planificación del mismo, podemos observar que se dividieron los hitos a cubrir en tres fases:

Fase Operación Fecha fin
Inicio Primera piedra. 26 de mayo de 2010.
  Inicio de las obras. 25 de junio de 2010.
Fase 1 Construcción de las tribunas laterales y norte. Verano 2013.
  Primeros partidos. Temporada 2013/14.
Fase 2 Demolición del antiguo San Mamés. Temporada 2013/14.
Fase 3 Construcción de la tribuna sur. Verano 2014.
  Fin total de las obras. Temporada 2014/15.

Y este me ha parecido un muy buen ejemplo de buenas prácticas aplicadas a la obra civil.

Si nos fijamos:

  • Se hace un tratamiento especial sobre el hito principal del proyecto que ataca la restricción anteriormente citada (Jugar los primeros partidos en el estadio tan pronto como sea posible) dentro de la Fase 1.
  • Cada una de las fases tienen un claro objetivo y aportan valor.
    En todas se define un entregable (medible) que funciona y sobre el cual se iterará para dar más valor al cliente.

Este es el cometido de realizar nuestro trabajo en iteraciones, liberar valor lo antes posible. Esto también nos permite recoger feedbak lo antes posible para poder corregirlo (Creo que algún espectador le tocaron goteras ;)) y rebajar la presión sobre el proyecto general.

Además las entregas (siempre que cumplan las expectativas del cliente) generan confianza y crean una relación de colaboración que mejora la relación entre las partes y hace más fácil que el proyecto llegue a buen puerto.

Esta forma de desarrollar el proyecto, junto con la reducción de costes sobre lo originalmente planificado (también de capacidad), puede ser un buen caso de éxito de las técnicas de sentido común agilidad fuera del ámbito del Software.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *