August 2012 - Artículos

Bueno, como resulta más que evidente, este blog anda así como un poco parado, y cuando escribo algo para él, suelo hablar de cualquier cosa excepto de tecnologías Microsoft y Windows. 

Como bien sabéis, en principio pasé una etapa de bastante inestabilidad informática, con mi conversión a Apple que al final se ha quedado al 50% ya que hay muchas cosas que no me terminan de convencer. Es decir, suelo usar OS X y mi iPad para las tareas normales, pero aun así conservo varias máquinas virtuales Windows  e incluso arranque dual con Windows gracias a Boot Camp. De hecho estoy escribiendo esto en un MacBook Pro Retina Display, ahí es nada. Pese a todas las pifias de Apple, hay muchas cosas en las que son inigualables. Y punto.

De programar, mejor no hablamos. Alguna cosilla he hecho en QT para MAC y para Windows, pero nada serio y siempre para consumo propio.

Después de aquello, o más bien durante, dejé de trabajar, más o menos a finales de marzo. Ya estaba cansado del sector, mucho ruido y pocas nueces, un área que cada vez va perdiendo más y más ventas y productos por la sempiterna falta de actualizarse cuando ves al lobo venir. A efectos prácticos la empresa cerró en España a la vez que las de otros países pasaban de un grupo inversor a otro. 

Lo curioso con la española es que el cierre se produjo una semana después de la reforma laboral que permitía hacer eso sin pasar por el control del Estado, estos politicastros nuestros de mierda sabrán qué están haciendo con el país. 

A mi me dan ganas de largarme a otro lugar, pero como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. Justo antes de todo esto, comencé conversaciones con una Start Up que han llegado a buen puerto.

Entre medias, unos meses de descanso y desintoxicación programática, con días dedicados a estar tumbado a la bartola o simplemente a leer sin más.

También han ocurrido otras cosas muy interesantes para mi. Con pareja parece ser que afianzada, todo empezó más o menos en el mismo punto en el que todo terminó. Me refiero a cerrar una etapa y a abrir otra nueva. 

Chica nueva (aunque antes no había ninguna). Casa nueva (aquí sí, sí que tenía casa). Trabajo nuevo. Y entre medias, unos mesecitos para afianzarlo todo.

Cerramos etapa dedicada a la programación de hardware, muchas veces a pelo, sin sistema operativo y justo encima del hardware, con pequeñas aplicaciones bajo Windows para apoyarlo, todo ello mayormente escrito en C, C++ y a veces C#.

Y abrimos una nueva, plenamente orientada hacia tecnologías Microsoft, en concreto Windows Phone, y en un futuro Windows RT y sus tabletas.

Eso quiere decir que, si las fuerzas nos acompañan, volveremos aquí, hablando sobre Windows Phone (que por cierto, para aquellos que me comentaron tiempo ha, no es tan obtuso de programar ni mucho menos), C# y tecnologías anexas.

Así que afilad los ratones.