Establecer un diseño parcial del menú de inicio en Windows 10 a través de Directivas de grupo

Hace ya algunos años, en los tiempos de Windows 8.1, escribí una entrada en donde mostré una de las nuevas características que tenía el sistema operativo: diseño del menú de inicio, que se utilizaba para establecer una pantalla de inicio corporativa, con grupos e iconos obligatorios y que no se podían modificar por parte del usuario.  Windows 10, a partir de la versión 1511, continuó con esta funcionalidad, pero ahora es posible configurar dos tipos de diseño: completo y parcial.

A continuación pasaré a describir un poco la diferencia y explicar, paso a paso, cómo se puede implementar en una organización.

Diseño completo y parcial en Windows 10

El diseño completo del Menú de inicio es exactamente igual al que tenía Windows 10; es decir, desde otro equipo con la misma arquitectura (32 o 64 bits) se exporta el XML utilizando PowerShell y se aplica a través de una GPO, impidiendo que los usuarios, una vez se les aplique la directiva, puedan realizar modificaciones sobre los grupos o iconos anclados. El diseño parcial del Menú de inicio, nuevo en Windows 10 1511, permite crear grupos obligatorios, mas deja que el usuario modifique como quiera el resto del menú de inicio agregando nuevos grupos, por ejemplo.

Requerimientos

1. Entorno de dominio con los ADMX actualizados para Windows  10.

2. Dos equipos con Windows 10, versión 1511, y que al menos uno esté unido al dominio.

3. Ruta compartida disponible para trabajar con el XML.

Generar el archivo XML con el diseño del Menú de inicio

En el primer equipo, debemos personalizar manualmente los grupos que deseemos establecer como obligatorios para los usuarios; por ejemplo, yo creé un grupo de «Trabajo» y otro de «Soporte» en donde anclé todas las aplicaciones necesarias, además cambié los tamaños acorde a como quería.

image

Una vez personalizado el Menú de inicio, ejecutamos PowerShell con privilegios elevados.

image

El cmdlet que se debe utilizar es Export-StartLayout, que se encarga de exportar la descripción del menú de inicio actual en formato .xml. La sintaxis es muy fácil:

Export-StartLayout –Path <ruta><nombre.>.xml

Por ejemplo, para guardar el XML en el disco local y llamar al archivo «Inicio.xml», se ejecutaría:

Export-StartLayout –Path C:\Inicio.xml

image

Copiamos el archivo .xml al servidor en donde vamos a aplicar la directiva de grupo. Una vez copiado, editamos el archivo y agregamos la siguiente línea en el elemento <DefaultLayoutOverride>:

LayoutCustomizationRestrictionType=”OnlySpecifiedGroups”

Debería verse así:

image

 <DefaultLayoutOverride LayoutCustomizationRestrictionType=”OnlySpecifiedGroups”>

Guardamos el archivo en el directorio compartido creado en los requerimientos.

image

Implementar directiva de grupo

En el controlador de dominio, abrimos la GPO destinada para esta directiva y navegamos hasta:

User Configuration\Policies\Administrative Templates\Start Menu and Taskbar

Doble clic sobre la plantilla «Start Layout».

image

En la plantilla de «Start Layout», seleccionamos Enabled  y luego, debajo de Start Layout File, digitamos la ruta completa de red al archivo .xml:

image

Clic en OK al terminar para aplicar la directiva.

Probar la configuración del Menú de inicio

Para que el diseño parcial del Menú de inicio surta efecto es necesario reiniciar la máquina. Una vez hecho esto, debemos ver el Menú tal cual como se configuró en la primera máquina:

image

Noten los iconos que tienen los dos grupos obligatorios que establecí, creados para indicarle al usuario que no se pueden modificar de ninguna manera.

El otro aspecto importante es que, al ser un diseño parcial, se pueden crear otros grupos a gusto del usuario y que no interfieren para nada con los obligatorios:

image

Estos grupos personalizables no tienen el icono del candado para indicarle al usuario que tiene completa libertad.

Espero sea de utilidad.

Saludos,

—Checho

Review: Stellar Phoenix Windows Data Recovery en Windows 10

Hace un par de semanas fui contactado por la empresa Stellar, invitándome a realizar una revisión de uno de sus productos más importantes, Stellar Phoenix Windows Data Recovery. No es algo que haga normalmente en mi blog, pero quise retribuir el tiempo que se tomaron en contactarme y accedí a realizar la revisión para después publicarla.

Windows Data Recovery es una herramienta enfocada en Windows que permite realizar algunas tareas críticas de recuperación, incluyendo imágenes, documentos, unidades, correos electrónicos y hasta la posibilidad de crear una imagen del disco, entre otras cosas. Toda una suite útil cuando se pierde información crítica en distintos escenarios.

A continuación, haré una descripción de algunas de las características más interesantes del producto que probé en Windows 10, entre otros detalles particulares que encontré mientras probé el producto.

Lo primero que llamó mi atención es que, a pesar de estar en la última compilación de Windows 10, el producto lo reconoce como Windows 8:

image

La razón por la que una aplicación puede devolver la versión 6.2, es decir, Windows 8, es porque no tiene un manifiesto para Windows 8.1 o Windows 10; debido a esto, la función GetVersionEx que está utilizando para comprobar qué versión de sistema operativo es siempre devolverá 6.2. En una futura entrada espero hablar con algo más de detalle sobre esto.

Una vez hecha la instalación del producto, tienes una venta compuesta de pestañas en donde puedes iniciar el proceso de recuperación de acuerdo a la necesidad.

image

Recuperación de unidad

Esta es una de las características que más se usan en esta aplicación, puesto que nos permite hacer recuperación general de archivos en una unidad, sea disco o memoria USB. Cuando se hace clic sobre el botón de Recuperación de unidad, la aplicación despliega una tabla con todas las unidades disponibles y, una vez se escoge alguna, podemos hacer una recuperación rápida o completa, según nuestra necesidad.

image 

Si el problema es que acabaste de eliminar todo lo que tenías en la unidad, la recuperación rápida es perfecta, puesto que no tarda demasiado y es bastante eficaz:

image

Esta opción no es tan buena si, además de eliminar los archivos, le diste formato al disco o unidad de almacenamiento; para ese caso, es mejor utilizar la Recuperación avanzada o Recuperación de archivos RAW, en donde puedes indicar en qué tipo de extensiones estás interesado.

La recuperación de archivos avanzada tardará más, pues hace un análisis exhaustivo al dispositivo y depende mucho del tamaño y velocidad para terminar rápido.

image

Nota: Lamentablemente en mi caso, después de formatear la USB, no pude recuperar las fotos con las recuperaciones avanzadas. Sin embargo, la herramienta provee una opción para buscar explícitamente fotos de las diferentes unidades: Recuperación de fotos.

Recuperación de volúmenes perdidos

Debajo de Recuperación de unidad hay una opción adicional: Recuperación de volúmenes perdidos; esta característica permite indicar un disco duro y buscar por particiones que se hayan eliminado por alguna razón, así como la información que contenía.

image

Recuperación de fotos

La búsqueda también es en los sectores, pero se enfoca en los formatos de imágenes más comunes, o que se le especifique antes de iniciar el escaneo.

image

image

Para el caso de formateo de unidad, esta es la opción perfecta para recuperar imágenes que estuviesen en el dispositivo:

image

Para recuperar una o varias imágenes, basta con seleccionarlas y hacer clic en el botón inferior derecho de Recuperar. Aparecerá una ventana en donde podemos escoger entre un servidor FTP o una ruta local para guardar las fotos borradas, además de comprimirlo en archivo ZIP como opción adicional.

image

SNAGHTML59b95b4

Ciertamente me gustó mucho está opción, pues la recuperación de fotos es lo que suele afectar más a un usuario final cuando tiene un accidente con alguna unidad o dispositivo.

Recuperación de correo electrónico

Cuando quise probar esta opción, que básicamente sirve para recuperar correos que sean borrados desde un PST local de Outlook, tenía mucha expectativa, pero me encontré con la sorpresa de que solo recibe archivos PST y no OST. El principal problema de esto es que las cuentas de Exchange, Outlook y Gmail utilizan archivos OST en Outlook 2013 y posteriores, así que esta opción de recuperación no serviría en lo absoluto.

Ahora, si se tiene PST, basta con indicar la ubicación física y la herramienta iniciará el escaneo de correos eliminados:

image

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Esperemos que Stellar pueda evolucionar esta característica y se adapte a los OST.

Opciones avanzadas

En la pestaña de Opciones avanzadas hay dos características que me parecieron interesantes: Crear imagen y Estado del disco. Pasaré a describir un poco cada una.

Crear imagen

Aquí puedo generar una imagen .IMG, perfecta para recuperar información desde ella usando el mismo Windows Data Recoveryo hacer análisis forense desde una distribución de Linux, por ejemplo. Basta con indicar la partición o disco y hacer clic en Iniciar Creación de Imagen:

image

Después de esto basta indicar un directorio donde se vaya a almacenar la imagen y dejar que la herramienta haga su trabajo.

image

El proceso de creación de la imagen es bastante largo y aburrido:

image

La herramienta evita crear la imagen en el mismo disco que se creó, característica bastante inteligente.

Estado del disco

Esta opción permite realizar un escaneo completo de sectores del disco para determinar si hay algunos dañados y puedas empezar a crear un plan de acción. Como en las otras opciones, basta con seleccionar el disco y darle al botón de Recupero base:

image

Conclusiones

Siempre es muy importante tener respaldada la información, sobre todo si es crítica, pero además tener alguna solución que sea fácil de utilizar para poder recuperar lo que más podamos en casos de daño o pérdida accidental. Windows Data Recovery es una buena opción, no es muy pesada y corre sin mayores contratiempos aún en las últimas compilaciones de Windows 10, además de hacer bien el trabajo de recuperación.

Lo único que no me gustó de la herramienta es que tiene una interfaz fea y en ocasiones difícil de manejar; por ejemplo, los cuadros de selección de disco no se pueden expandir, así que cuesta ver con comodidad toda la información presentada.