Cuando el esfuerzo y el trabajo duro superan al talento

La palabra con la que me quedo de este 2015 es esfuerzo, y me gustaría hacerlo contrastar con el talento. Según la RAE, el esfuerzo es el “empleo enérgico del vigor o actividad del ánimo para conseguir algo venciendo dificultades”. Ese algo que conseguimos puede ser desplazar el sofá de una habitación a otra o bien la resolución de un fallo en un complicado algoritmo. En contraste con el esfuerzo tenemos el talento, que todos entendemos como una aptitud, la mayoría de las veces innata para desempeñar una determinada actividad. ¿Cuántas veces no hemos escuchado “se le da muy bien hacer eso”? Es una frase muy común de reconocimiento de talento.

A este efecto me gustaría haceros llegar el genial discurso del archiconocido Gran Maestro del ajedrez, Garry Kasparov que dio el pasado 16 de mayo en la universidad de St. Louis:

clip_image001

Discurso de Garry Kasparov en la St. Louis University, 16 de mayo de 2015 (minuto 9:04)

(…) It’s never too late to dream. You often hear in chess and in other sports that “this” player is more talented but “that” player works harder. This is a fallacy. Hard work IS a talent. The ability to keep trying when others quit is a talent and hard work is NEVER wasted. No matter what career you end up with or even if you have dozen different careers. (…) Human beings cannot upgrade their hardware, that is our DNA, but it is hard work what can definitely upgrade our mental software.

Traducción: (…) Nunca es demasiado tarde para soñar. Siempre escuchamos en el ajedrez y otros deportes que “este” jugador tiene más talento pero que “ese otro” trabaja más duro. Eso es una falacia. El trabajo duro ES talento. La habilidad de intentarlo una y otra vez cuando los demás abandonan es un talento y el trabajo duro NUNCA es inútil. No importa la carrera con la que acabes o incluso si tienes docenas de carreras diferentes. (…) Los seres humanos no pueden actualizar su hardware, eso es nuestro ADN, pero es el trabajo duro lo que definitivamente puede actualizar nuestro software mental.

No podría estar más de acuerdo con Kasparov. Incluso Winston Churchill ya decía que “El éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo”. No caigamos nunca en la trampa de pensar que el talento es algo con lo que se nace o no y que está totalmente fuera de nuestro alcance el modificar este hecho. Ese es el pensamiento fácil y cómodo, me atrevería a decir que incluso de zona de confort; pero que al mismo tiempo no nos llevará nunca a cumplir nuestros sueños.

En mi experiencia con multitud de situaciones personales y profesionales en las que me he visto envuelto este año, puedo decir rotundamente que los logros y los éxitos que he obtenido han sido en base a trabajar mucho, con pasión y entusiasmo. Estoy bien lejos de considerarme a mí mismo un genio o una persona con algún talento especial, sino que todo es cuestión de intentarlo una y otra vez sin abandonar en ningún momento.

Os invito a lo mismo. Os invito a actualizar nuestro software mental durante el próximo 2016 y a perseguir nuestros sueños con todas nuestras fuerzas.

¡Feliz Navidad y Próspero Año 2016!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *