My Poor Brain. Parte I

Como primer post de mi primer blog, quiero hablar un poco del nombre… y a su vez, sumergirme en mi realidad actual, para poder entregar a ustedes una perspectiva de mi vivir, como desarrollador en tecnologías Microsoft.


Al parecer, poseo personalidades múltiples… o, al menos, lo aparento. O quizá no lo aparento pero me obligan a poseerlas. Lo veremos en el camino. Me estoy confundiendo. Es ese beta-tester que a veces resuena en mis oídos…


Soy un autodidacta, que desde hace ya 5 años se gana la vida desarrollando software. Comencé en una empresa muy pequeña, que se dedicaba principalmente a la biometría, y autoservicios. Había allí 2 desarrolladores, y un gerente de proyectos. Me incluyeron, porque pensaron que era joven, y podría ganar experiencia con ellos. Necesitaba mucho ese trabajo, así es que con todo mi esfuerzo, y muchísimas ganas, empecé a aprender y quería aportar en los proyectos que me pidieran… fueron tantas mis ganas que de pronto… no habían proyectos. Pasé horas, y horas, y horas preparándome para ese tan anhelado momento de poder hacer un gran debut en algún proyecto de software interesante. Mis compañeros (que estaban en lo mismo que yo), me decían: “no sabemos porque te contrataron”, “solo haz como que trabajas”. Pero yo seguía aprendiendo.


Pasado más o menos un mes, el Gerente de proyectos se fue de la empresa, y la verdad es que se decidió no contratar otro… pues ni modo, no había proyecto. Había algunas visitas, éramos partners del gigante azul, del dueño de la línea del teléfono… pero no había proyecto. Así es que los tres que quedábamos, “desarrolladores”… un momento… mientras leía y estudiaba, se hablaba de:


1.- Jefe de Proyecto


2.- Arquitecto


3.- Analista


4.- Programador


5.- Beta Tester


Pero vamos, seguramente cuando saliera “el proyecto” nos ajustaríamos los cargos.


Y de pronto… así como cuando menos lo pensábamos… de la nada… “el proyecto” apareció:


“Ya Ivan, tú haces el “gerenciamiento” del proyecto, y ves la parte del autoservicio y tu Fernando, ves la parte de los relojes”


¡Listo! ¡Nombrado! Pues si hago la parte de los relojes… pues entonces… ¿seré relojero?


La verdad es que el sistema de relojes, era un sistema de Control Horario de Personal… que no existía, que lo tenía una empresa de un amigo del dueño, y que tendría que transformar para que funcionara biométricamente. Al mirarlo, no me gustó mucho… estaba en Fox Pro, y sus desarrolladores como que estaban constantemente sacándole errores.  Cuando se lo mostré al encargado, que había comprado el sistema, no le gusto, pues no cumplía con los requerimientos. Por otro lado, mi compañero que “gerenciaría” el proyecto estaba ocupado en sus propios negocios… y tocó hacerse cargo: “voy a desarrollar un sistema desde cero”, dije valientemente… o en retrospectiva, estúpida e inocentemente…


 

Un comentario en “My Poor Brain. Parte I”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *