My Poor Brain. Parte II

Luego de esa decisión, en realidad no sé si mi vida se fue al piso, o ascendió al cielo. Mejoró mi economía… empeoró mi stress. Aumentó la presión, la gente que levanta las manos y dice: “Hay que preguntarle a Fernando”. Pensé en algún momento que es posible para una sola persona desarrollar un sistema empaquetable de software, que cubriera las necesidades de la pequeña y mediana empresa en cuanto al control de la asistencia. Y ¡claro, se puede!, pero ¿cuál es el costo?…


Conté con todo el apoyo de la empresa: un Celeron de 900, con 512 de RAM. “¿Qué necesitas más?… primero, resultados…” ¿Dónde armo esa estructura necesaria para el desarrollo de software? ¿Cómo evito los vicios que se generan?


El cliente estaba ubicado a 500 km de donde yo vivía. Viajaba al lugar, desarrollaba en terreno, en mi oficina, en mi casa, en el día, en la noche… tenía acceso remoto a todas partes. Prácticamente no había diseño, se pedía la función, y en mi cabeza la diseñaba, la desarrollaba y la testeaba. Pero los usuarios siempre encuentran la manera de complicar la vida. Debía corregir, agregar funcionalidad, modificar otras… “no era así lo que necesitábamos”. Decían, se desdecían. Había nulo gerenciamiento. No soy para nada una persona muy ordenada, y eso no contribuía en nada al buen final que debía tener el proyecto… en fin.


Con el poco – nulo apoyo recibido por parte de mi empresa, logré estabilizar el software, y entregar las funcionalidades solicitadas y todas las que se le ocurrieron al cliente en el camino. Finalmente, y como suele suceder en este tipo de empresas, el cliente quiso contratarme, y luego de un año de ofertas, y viendo que mi situación actual, pese que había mejorado (ahora, me llamaban “jefe de proyectos”), podía ser mejor, acepté.


… y desgraciadamente, amigos míos… todo vuelve a empezar… ahora es un athlon 2800+, con 512 de RAM. Soy el que administra el firewall, el que administra el servidor web, el servidor transaccional, desarrolla el sitio web, software de uso interno, de comunicaciones. Hago SQL en el AS400 para tareas administrativas, y además, arreglo minilabs fotográficos Noritsu y Kis, y los G3 de Kodak. Y además, doy soporte a los usuarios. No tengo garantías por sobre el resto de los trabajadores, no hay capacitación… salvo la que sagradamente me proporciono yo mismo.


Bueno, las ganas están. El tiempo es poco, pero voy a comenzar con artículos simples, respondiendo preguntas recurrentes de los foros de MSDN.


 

4 comentarios en “My Poor Brain. Parte II”

  1. Esto te da una idea del nivel de muchas empresas españolas, que piensan que un informatico es capaz de hacer de todo, bienvenido al mundo empresarial español, si bien quizas algun dia, puedas optar con tu experiencia a trabajar en alguna de esas pocas empresas que incentivan el trabajo en equipo, la formación continua esta plenamente integrada, trabajan por mejorar la calidad de vida de sus empleados y que increiblemente existen, yo en 20 años conozco al menos 5, ánimo.

  2. En mi anterior trabajo hice muchas actividades, la hice de programador, tecnico en Pc e impresoras, camaras de vigilancia, algo de redes y algunas veces apoyaba en ventas, crei que solo en mi pais buscaban profesionales todo en uno.
    La programacion lo hacia en una Hp P3 de 500, luego me trajeron una mejor esta era de 1000 con 512 de memoria.
    Ahora programo en una P4 3.2 2Gb de memoria y estoy contento, claro la computadora me la compre yo y ahora trabajo freelance.
    A seguir adelante pues, siempre estoy leyendo por aca.

  3. Hola Fernando!… wow…lei tu post y dijee me pasaaa lo mismoo!!..jeje la verdad que te entiendo yo arranque igual leyendo y aprendiendo en una pequeña empresa. Y soy un fanatico de las tecnologias Microsoft. Mucha Fuerza con todo! la verdad que vale la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *