El Manual de Campo de Sabotaje, SharePoint y SQL 2008

Andando por aquí y por allá en la red, mientras espero que SQL haga el upgrade de 2005 a 2008 (hasta ahora sin problemas) en uno de mis servidores de SharePoint, me he encontrado el “Manual de Campo de Sabotaje Simple”, preparado por los Servicios Estratégicos del ejército norteamericano durante la segunda guerra mundial (enero 17 de 1944), http://www.gutenberg.org/etext/26184. Fuera de ser gracioso para leer, y también muy útil si esta en el medio de una guerra y quiere hacer el mayor daño posible sin ser atrapado (“sature una esponja con solución de azúcar; comprímala en una bola, enróllela con una cuerda y déjela secar. Remueva la cuerda cuando este seca y tirela por un sanitario; la esponja se expenderá gradualmente y trancara la tubería de desagüe”), me ha hecho recordar una de las personas con las que tuve que trabajar en uno de mis últimos proyectos…

Probablemente la parte más interesante del Manual es la sección final: “Interferencia general con organizaciones y producción”. Aunque parezca raro, un saboteador no es el que pone bombas y ataca convoys de trenes, como nos lo han hecho creer los millones de películas de los últimos cien años. El saboteador de verdad trabaja en una oficina como burócrata sin nombre, y le tira constantemente arena a los engranajes de la maquina oficial. Veamos las instrucciones para hacer que las cosas salgan más mal de lo normal:

1. Insista en utilizar los canales oficiales todo el tiempo, no permita que se utilicen vías expeditas

2. Cree todo tipo de “Comités” para “estudiar y considerar la situación”, y haga que los comités sean lo más grande posibles, nunca menos de 5 personas (así no se ponen de acuerdo nunca)

3. Haga relevantes las cuestiones que sean irrelevantes lo más frecuentemente posible

4. Recatee sobre las palabras precisas a utilizar en comunicados, minutas y resoluciones

5. Refiérase a puntos decididos en reuniones anteriores e intente abrirlos para discutirlos de nuevo

6. Siempre recomiende “precaución” e intente que sus colegas se comporten “precavidamente”

7. Siempre exija que las ordenes sean dadas por escrito

8. “No entienda” el trabajo que se le asigne. Pregunte hasta el infinito y, preferiblemente, discuta por escrito al respecto

9. Retrase todo lo más posible. Aunque entienda perfectamente lo que hay que hacer, no lo haga hasta que no haya leído completamente todos los manuales, correspondencia, etc

10. No ordene nuevo material hasta que el antiguo no esté prácticamente terminado y siempre pida material que es difícil de encontrar

11. Cuando asigne tareas a colegas, asigne el trabajo sin importancia primero. Asigne el trabajo sin importancia a sus colegas más capaces y el más importante a los menos capaces

12. Insista en obtener trabajo perfecto en cosas irrelevantes y no sea exigente con cosas relevantes

13. Para bajar la moral, sea complaciente con colegas ineficientes y promuévalos frecuentemente. Discrimine trabajadores eficientes y quéjese habitualmente de su trabajo

Bueno, la lista sigue y sigue, pero me parece que todos reconocemos a alguien en nuestro entorno que satisface por lo menos una de estas recomendaciones…

Y volviendo al proyecto que les contaba al principio, el encargado de manejar el proyecto por la parte de mi cliente era (es) todo un experto saboteador… probablemente se había leído el manual de marras antes de que yo lo hubiera encontrado. Para decidir hasta la más pequeña modificación era necesario organizar una reunión con la mayor cantidad posible de participantes, en la que con toda seguridad se revisarían puntos resueltos con mucha anterioridad (puntos 1, 2 y 5). Era prácticamente imposible hacer las cosas de una manera más eficiente (crear un Job de SharePoint para importar elementos desde un sistema de archivos) pues se debería trabajar con cautela (punto 6). Todo lo que se decidía había que ponerlo por escrito y enviar dos docenas de emails a veinte personas diferentes, de los cuales regresaban 19 pidiendo mayores explicaciones (puntos 7, 8 y 9). Los servidores para producción los pidió una semana antes de la fecha límite para poner todo on-line, y exigía que tuvieran discos duros de 15.000 rpm (punto 10). Junto con un colega estuvimos ocupados literalmente días y días corriendo tablas un pixel hacia la izquierda y cambiando el color de letras a “un gris menos oscuro” (puntos 11 y 12)…

Bueno, mi servidor ha terminado de hacer la migración de SQL a 2008 sin problemas. Inclusive SharePoint está funcionando como si no se le hubiera cambiado la Base de Datos… estupendo. El upgrade me ha aumentado el espacio utilizado en el disco duro en 600 MB… aceptable. A veces Microsoft hace las cosas bien… aunque a veces tenga la extraña idea de que el Manual de Campo de Sabotaje es lectura obligatoria para todos los empleados de Microsoft… probablemente me equivoco…

Gustavo – http://www.gavd.net/servers/
Escriba un Comentario que me haga reir…

6 comentarios en “El Manual de Campo de Sabotaje, SharePoint y SQL 2008”

  1. Me has recordado que hace años trabajaba en una Empresa donde en mi Departamento, había un ascenso y yo tenía todas las papeletas para recibirlo. Se lo dieron a un novato con mucho menos enchufe que el mío.

    Protesté y “por lo bajini” mi jefe reconoció ser el responsable de que yo no tuviera mi ascenso. Si me ascienden, te pierdo como colaborador. En cambio ascendiendo al otro, me lo quito de encima. A cambio me subió el sueldo. Mucho.

    Han pasado un montón de años de aquello y todavía se lo refiero de vez en cuando, a pesar que hoy somos mutuamente nuestros mejores amigos.

    Un saludo, Antonio.

  2. Pues si eres amigo de tu jefe después de la faena que te hizo al ascender al inutil en vez de a ti es que no tienes dignidad ni orgullo y mereces todo lo que te pase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *