¿Tienes un buen equipo de desarrollo?

Hace tiempo que tenía esto en la cabeza, pero por una cosa o por otra, no lo escribía, bueno si, porque andaba muy liado jeje.

La cosa es que a raíz de unos comentarios en un artículo, y hablando con un colega mío, inicialmente discrepábamos en un tema. Y es la importancia del equipo de desarrollo, yo siempre digo que tiene muchísima importancia, ya que es la fuerza productiva, los que contruyen el objetivo del proyecto, y esto, es importante por supuesto.

Sin embargo, mi compañero, que también es gran conocedor de todos estos temas me llevaba un poco a un tipo de realidad, y es, vale, todo esto en la teoría está muy bien, y es cierto que el equipo debería de tener un peso muy fuerte. ¿Pero qué ocurre cuando el equipo de desarrollo no es tan bueno?.

Efectivamente aquí surge un problema gordo, ya que si no puedes confiar plenamente en tu equipo de desarrollo, no puedes atribuirles las responsabilidades que les corresponden. En este caso, efectivamente, aún siendo importante, no aporta todo lo que debería aportar al proyecto, dando mayor relevancia a otros roles como el jefe de proyecto o un desarrollador jefe, dando lugar a cierta jerarquía de decisiones.

Ciertamente eso es una realidad, ya que uno de los puntos de “dolor” mayores suele ser encontrar y mantener a un equipo de desarrolladores altamente responsables. ¿Y por qué esto es así?, pues hay muchas razones, algunas como las que comentaba en anteriores posts acerca de la valoración a la gente, también hay otras, debidas al mercado actual, en el que sin importar muchas veces la calidad, lo que se hace es meter a más gente, con sueldos cada vez mayores, independientemente de si lo merecen o no.

Y esto se junta con que si un desarrollador “de los buenos” empieza a ver esta situación, lo normal es que acabe rotando.

Pero hay más razones, como no fomentar la formación (incluida la autoformación), la motivación a hacer mejores proyectos (contra el simplemente hacer más proyectos más rápido), una mala gestión de proyectos que desmotive a la gente, en fin infinidad de problemas.

Lo cierto es que esto es un tema de hablar. opinar, y tratar cada caso en particular, pero bueno, como siempre digo, si queréis que vuestros proyectos sean buenos, tenéis que rodearos de desarrolladores buenos, motivando, dándoles la responsabilidad que corresponde, las herramientas necesarias, apoyándoles. Si no, efectivamente, dependeremos de los “pocos buenos” que tengamos, y que cuando se nos vayan, pues bueno, tendremos un problema.

Por cierto, que nadie nace sabiendo, y si queremos tener desarrolladores buenos, no es necesario que simplemente vayamos a por los desarrolladores buenos, si no a los que realmente tienen potencial, y apoyarles en su carrera.

PD: Me recuerda mi colega, con gran razón, que no debemos de olvidarnos que existen otro tipo de personas también, a las que, aunque les des las mayores oportunidades, motivación, etc, jamás van a mover ni un dedo para mejorar, existen, si, y bueno hay que huir de ellos. El problema es que tal y como está el mercado, muchas veces a base de rotar, consiguen mayores sueldos y mejores puestos, … una pena.

6 comentarios en “¿Tienes un buen equipo de desarrollo?

  1. Una vez más, excelente post; y lamentablemente en “estos días” que corren hay que leerlo varias veces para comenzar a darse cuenta de algunas cosillas que antes no eran asi.
    Es cierto que no todas las personas tienen ese puntito especial que los distingue y que hacen que quieran invertir tiempo en autoformación, en frikadas, etc.; y ojo, eso me parece perfecto; cada uno a lo suyo, y si alguien realiza su trabajo de una manera correcta en los tiempos establecidos, de mi parte recibe un aplauso (o una cerveza si es amiguete)
    Pero, lamentablemente hay un pero, existe otro tipo de personas, que solo son oportunistas, que se mueven en base a criterios bastante egoístas y que lo unico que aportan es malestar en los equipos de trabajo. Este tipo de personas son peligrosas porque contaminan un trabajo que debe ser divertido o entretenido con su forma de ser, o son sus acciones.
    No se si existe una medida a tomar con este tipo de gente, aunque yo siempre me guío por la regla de los 3 avisos:
    – la 1ra vez es un aviso, con una sonrisa porque puede ser algo especial
    – la 2da vez dejó de ser gracioso, y es realmente una advertencia
    – la 3ra -> pa casa
    Porque si hay que ser egoístas, el 1ro soy yo y quiero que las personas que se lo merecen y que trabajan correctamente, puedan seguir asi 😀

    Mi humilde opinión

    Saludos

  2. Ya lo dijo Steve McConnell hace tiempo, tan importante es encontrar buenos miembro spara el equipo como saber deshacerse de los malos…

    El problema es que lo de malo o bueno es objetivo, gente que en un equipo era una lacra en otro equipo brilla…

    Un saludo!!!

  3. > El problema es que lo de malo o bueno es objetivo, gente que en un equipo era una lacra en otro equipo brilla…

    Totalmente de acuerdo, simplemente las personas no son máquinas. Tienen sus momentos, preocupaciones, ambiciones y sobretodo motivaciones, que pueden en determinados momentos “chocar” con la vida profesional.
    Aunque es cierto que hay este tipo de “personas egoístas” que meciona Bruno, creo que son una gran minoría. La mayoría de personas digamos “malas” en el equipo de desarrollo, lo son debido a alguna causa externa. Claro que es difícil detectar esta causa e intentar solucionarla.

    >Por cierto, que nadie nace sabiendo, y si queremos tener desarrolladores buenos, no es necesario que simplemente vayamos a por los desarrolladores buenos, si no a los que realmente tienen potencial, y apoyarles en su carrera.
    Gran verdad…. 😉

  4. Ojo, como bien dice Eduard, hay que entender los momentos de cada persona, yo por “mal desarrollador” me refiero al que es algo constante, que no es puntual y que sólo se debe a apatía y pasotismo generalizado, y eso es relativamente fácil de ver.

  5. Lo primero de todo, muy buena entrada Luis.

    Todos los comentarios que se han hecho son excelentes, aunque disiento un poco en la opinión final de Bruno, la cual me ha parecido un poco dura debido a que en ella parece generalizar una forma de actuar que no comparto del todo, aunque sé que a veces es muy difícil no actuar así pro el bien del grupo. De hecho, Rodrigo lo ha clavado con su frase: “El problema es que lo de malo o bueno es objetivo, gente que en un equipo era una lacra en otro equipo brilla…”

    Al leer toda esta entrada y sus comentarios, me acuerdo de la entrada que escribí (http://geeks.ms/blogs/jorge/archive/2008/07/15/el-valor-humano-la-motivaci-243-n-y-el-sentirse-valorado.aspx) y que tenía su origen en la entrada de Luis de “El valor empieza al valorar a las personas”.

    El caso es que la gente no nace buena o mala, sino que somos los demás, el entorno, los que hacemos que un posible diamante en bruto sea eso, un diamante, y no una merma. El responsable de un equipo, debe entre otras cosas, saber sacar el máximo provecho de la gente que forma parte del equipo, y eso,… NO ES NADA FÁCIL.

    Andrechi, lo que tú comentas aquí, lo hemos vivido yo creo que prácticamente todos. El problema que comentas está en quien escucha, o mejor dicho, en quien no sabe ni quiere escuchar. Hay muchas personas que no saben recibir las críticas. Voy a decir algo duro, pero lo digo tal y como lo siento, para mí eso es prepotencia y soberbia.

    Al dicho de que nadie ha nacido aprendido (gran verdad), deberíamos agregar el que dice que nadie sabe más que otro, por lo que una opinión, aunque venga de un supuesto inexperto de la vida como a priori podría ser nuestro hijo de cinco años, debe ser valorada como la opinión del mayor de los expertos. Estar abiertos a las opiniones y críticas de los demás, aunque carezca previsiblemente de peso argumental, nos ayuda a todos a crecer y mucho.

  6. Excelente artículo.

    Yo creo que todos estamos de acuerdo, pero a veces, por muchas ganas que se tengan no se puede cambiar el equipo, hay empresas con fuertes sindicatos donde no les vale decir que quieres prescindir de una persona porque sea de las que crean mal ambiente, no trabajan y no quieren mejorar. Es en estos casos donde el responsable del grupo de trabajo tiene que aprender a sacar lo bueno de cada uno, hay que observar al equipo y ver donde destaca. La gente puede ser mejor o peor, pero es muy raro encontrarse con “cánceres” que desmotivan al equipo, yo quiero creer que la gente trabaja con ilusión y con ganas de hacerlo bien y cuando falla un proyecto todos deberíamos hacer un análisis del por qué, no solo echar culpas a alguno que haya estallado o no haya llegado a tiempo, etc.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *