Juniors por siempre

Al menos en mi país, a los principiantes de esta industria se los llama juniors. Esa es la categorización con la que se ingresa a una empresa si no se cuenta con experiencia y conocimientos demostrables que justifiquen una categoría superior. La idea es que con el tiempo y luego de ir adquiriendo los conocimientos necesarios, un junior va a ir progresando paulatinamente transitando por las distintas categorías hasta convertirse en un senior o similar. La verdad es que en muchos casos se espera que esa metamorfosis ocurra de manera mágica simplemente con el paso del tiempo, cosa que rara vez sucede.

Nadie contrata a un principiante para formarlo, muy por el contrario, se los contrata con la idea ponerlos a producir “código real” en “proyectos reales” para “clientes reales". Y así sucede, a poco de entrar ya están codificando como pueden, en muchos casos sin guía alguna y en el mejor de los casos con algún que otro referente al que le pueden consultar algún que otro tema puntual, pero no mucho más. Por esto es que muchos desarrolladores van aprendiendo distintas tecnologías (las que les demanda el proyecto de turno), frameworks, estilos, modas y demás pero nunca pueden dar el salto ya que nadie, ni la universidad ni las empresas los preparan para ello.

Si al igual que yo, te pasas varias horas a la semana explicando una y otra vez el por qué tragarse las excepciones es una mala idea, sabrás bien de que hablo. No obstante, esas explicaciones, por mejor intencionadas y didácticas que sean resultan siempre insuficientes y tardías. Simplemente esa no es la manera de enseñar ni de aprender y en la cabeza del principiante, todas esas enseñanzas parecen conformar más una serie de tips disconexos que una estructura sólida de conocimiento sobre el estado del arte.

Por eso, en mi experiencia, y salvo contadas excepciones, la única manera de adquirir los conocimientos necesarios para nuestra profesión es con la ayuda de un buen maestro y luego sí, leyendo (algo así como hacer la tarea). Sin un maestro, y en lo posible uno bueno, muchos de los principiantes terminan siendo juniors por siempre.

Sin categoría

3 thoughts on “Juniors por siempre

  1. No suelo entrar en aquellos post que no tienen nada que ver con el desarrollo en sí, pero no sé por qué este “me ha llegado”. Imagino que me recuerda cuando estaba empezando con esto del desarrollo, sobre todo, porque comentas algo que nos ha pasado a más de uno de una cierta edad: “muchos desarrolladores van aprendiendo distintas tecnologías (las que les demanda el proyecto de turno), frameworks, estilos, modas y demás”…

    asp, php, perl, java… Dios… mira que hemos trotado… y al fin y al cabo sólo teníamos una finalidad: que alguien se fijase en la calidad de nuestro código y acabase aceptando que cobramos menos de lo que hacemos. Sí, es así de claro: un desarrollador comúnmente da muchas más horas de las que cobra.

    Por mi parte, Lucas… ejem… un poquito de ánimo. Siempre he pensado que al final la Santa Providencia pone a todo el mundo en su sitio. Cuando ves que un compañero que “copia y pega código” sube en el escalafón antes que tú porque responde a los problemas actuales antes que tú, no te preocupes, llegará un momento en el que se acabará ese “copiar y pegar” y habrá que dejar paso a tu experiencia y a tu conocimiento… Y no sé hasta qué punto en este conocimiento y en esta experiencia tendrá que ver el “maestro” que comentas…

  2. Hola, Jesús no sé si hoy estoy pesimista o qué, pero:

    “(…) no te preocupes, llegará un momento en el que se acabará ese “copiar y pegar” y habrá que dejar paso a tu experiencia y a tu conocimiento…”

    ¿Y alguien sabe cuándo llegará “ese” momento? Yo sí lo sé: Cuando ya no quede nadie más por subir en el escalafón excepto tú. Es decir que todos, absolutamente todos, te habrán pasado por delante.

    Cada vez estoy más convencido de que cuanto más cabr*n sea uno, antes verá llegar “esos” momentos. Rarísimas veces, “el mejor” es al que reconocen. Normalmente porque está tan ocupado en hacer bien su trabajo que nadie lo ve. Nadie se percata de que está ahí. Nadie sabe que existe. Sin embargo el que va en las pausas de café haciendo “labor política” (dejándose ver) y peor aún, colgándose las medallas de los demás (¿los demás? ¿qué “demás”, si nadie sabe que existen?) es el que acaba en un bonito despacho con secretaria, buen sueldo y en ocasiones hasta coche de empresa.

    Insisto, igual hoy estoy negatifo…

  3. Hola Jesús,

    Me ha gustado tu entrada, aprovechando como estoy en estas vacaciones que se me acaban, leyendo cosas sueltas en varios blogs.

    Pero si me ha gustado tu entrada, más me ha gustado la de Zpektrum. En mi opinión, dependerá del tipo de empresa de software en que estés, pero en general creo que ha dado en el clavo. Quizás es cierto que no “absolutamente todos” han de pasarte por delante, pero desde luego, el buen hacer y la experiencia, no se valoran como debieran.

    Incluso actitudes de “mirar por la empresa”, son miradas con recelo y estupefacción.

    Son las actitudes destructivas como las que comenta las que son recompensadas en muchas ocasiones.

    Quizá por eso, yo mismo me he liado recientemente a escribir mi propio blog, más por ir anotando mis experiencias conforme las vaya recordando, que por otra cosa.

    Un saludo y buen blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *