La fábula del pastor y el jefe de proyectos

Paseaba un día un jefe de proyectos por el campo. Tras años de rayos catódicos era su primer paseo por el páramo castellano en mucho tiempo. Lo necesitaba. La ocasión merecía los pantalones y las botas que estrenaba, recién compradas en la tienda de Timberland del aeropuerto. Iba pensando en lo bucólico del paisaje y la paz que se respiraba y lo lejos que estaba ahora de las reuniones ‘tressesenta’ , cuando vio, en la lejanía, para un informático 350 metros son la lejanía, un pastor de ovejas con rebaño de discreto tamaño. No más de cincuenta recursos eran los que el pastor gestionaba.

En ese preciso instante el modesto pastor vio al ‘pimpollo’ y pensó… vaya, otro que estrena botas, mañana con ampollas… mientras arrancaba un lasca de queso con su navaja. En esto el ‘pinpollo’ ya estaba a su lado. El pastor levanto la cabeza, miro a nuestro jefe de proyecto y le tendió un trozo de queso. Ya se sabe, que en la castilla profunda, la hospitalidad se muestra más de gesto que de palabra.

El jefe de proyecto cogió el queso, sin poder evitar pensar: ‘que uñas más negras’. Y se sentó junto al pastor. La botas le estaban matando. Degusto el queso, que le supo como le sabía el queso cuando tenía forma de queso y no forma de triángulo metido en un plástico. Y ya se sabe, un buen queso puede tener efectos tan alucinógenos como el LSD. Sobre todo si no se ha probado en años… y no sale de la máquina de la sala de café después de poner dos euros y pulsar sesenta y siete.

Así que embriagado por los aromas de aquel queso, el jefe de proyecto no pudo evitar decir: ‘señor pastor, lo suyo si que es vida’. El pastor le miro, sin decir nada. ‘Todo el día dedicado a usted mismo, con sus fieles recursos que nunca se oponen a su voluntad, que saben lo que deben hacer sin que nadie se lo diga, que no están todo el día exigiendo y pensando en irse a su hora a casa. Lo que daría yo por estar en su situación… ‘ continuó el jefe.

El pastor le miró y con la simpleza que solo da la verdadera sabiduría dijo: ‘no sabe usted de lo que habla, amigo’. Y tiro un largo trago de bota. El jefe de proyecto no se iba a amilanar, así que espetó: ‘Usted si que no sabe nada de lo duro que es mi trabajo, seguro que yo cuidaría mejor de sus ovejas que usted de mi equipo de desarrolladores’. El pastor le miró fijamente y dijo ‘hecho, escriba aquí la dirección de su empresa y avise de que voy’. Le tendió la bota al jefe, en un gesto que decía claramente que si bebía, el trato estaba cerrado. Y claro, el jefe bebió mientras pensaba, ‘que cojones, aquí el que tiene el MBA soy yo’.

El pastor se levantó, silbó a su perro y le dijo, ‘dentro de unas semana vuelvo, de mientras, obedece a este pinpollo’… El perro le miró con incredulidad y acatamiento. Le dio el petate al ‘pipollo’ y marcho a conocer a su nuevo rebaño. No se sabe quien estaba más acojonado, si el jefe de proyecto o el pastor.

Pasado el estupor inicial, el jefe penso: ‘bueno se trata de gestionar recursos ¿no? Llevo haciendo eso años. Seguro que las ovejas saben hacer mejor su trabajo que los desarrolladores. Tengo claro el objetivo, que den lana, y solo necesito crear un plan y exigir su cumplimento’. Con un buen plan y mano férrea seguro que lograba cumplir sus objetivos. El jefe respiró tranquilo cuando recordó que llevaba su flamante PDA y que tenia Project y Excel versión requetemini. Todo estaba solucionado. Dedicó esa noche a trazar un plan. Fue una dura noche, lloviendo y tronando. Las ovejas durmieron a la intemperie, pero no pasaba nada, el tenía ‘el plan’. 50 recursos de tipo oveja, a 50 kilos de lana por recurso, 2500 kilos de lana. Un proyecto rentable sin duda…

Al día siguiente el jefe reunió al rebaño. ‘Tengo un plan que nos va a llevar a completar el proyecto de manera exitosa. Ya me he comprometido con el señor alcalde, cacique local y comerciante de lana, a entregarle 2500 kilos de la mejor lana en el plazo de dos meses. El alcalde me ha hecho saber su satisfacción y su plena confianza en que conmigo al frente, MBA y gestor de recursos experto, el proyecto va a ser todo un éxito.’ Las ovejas no entendían nada. Ellas sabían que el alcalde solía preocuparse más por la leche que por la lana, pero quizás las cosas habían cambiado, que sabían ellas, meros recursos productores de ¿lana? ¿leche?… En cualquier caso, la ovejas, no habían nunca producido tanta lana en tan poco tiempo pero con un buen gestor al mando quizás se obrase el milagro. El project que el jefe tenía era muy bonito… que barritas azules más iguales, oye.

Pasaron veinte días y el jefe de proyecto reunió de nuevo a las ovejas. ‘Queridas ovejas, vamos retrasados respecto mi plan. No dudo de que haréis lo necesario para asegurar que producís la lana al ritmo necesario. Espero que todas arriméis el hombro y que no os vayáis a casa sin cumplir con vuestro trabajo. Ya he hablado con el alcalde y le he dicho que no se preocupe que apretaremos nuestro culo bobino y recuperaremos el tiempo perdido’. Las ovejas no entendían nada, ya se sabe que no es un animal demasiado listo… apretaron su ovino culo y se fueron a pastar. Al fin y al cabo no sabían como hacer crecer la lana más rápido… y parecía que el jefe tampoco.

Otros veinte días después, el jefe de proyecto reunió de nuevo al rebaño. ‘Malditas ovejas. Os pedí un esfuerzo y no habéis hecho nada. Yo hice el plan y vosotras estáis haciendo que fracase. Como no os apliquéis más algunas de vosotras vais a ir a la puta calle. Y ya sabéis la crisis que hay… puedo encontrar cincuenta como vosotras en cualquier ETT’. La ovejas, una vez más, no entendieron nada. Ya le habían dicho al jefe de proyecto que el que no las metiese en el corral por las noches y que no las hubiese cambiado de prado en todo el tiempo no era muy beneficioso para su lana. Habían pensado que a lo mejor si se movían por el campo como hacían con el pastor, la producción de lana mejorase. También sugerían que el jefe las ordeñase, sabían que el alcalde siempre quería leche… ‘Estas ovejas, siempre quejándose de chorradas, ya sabía yo que no eran muy diferentes a los desarrolladores. Que sigan el plan y dejen de quejarse y pensar, para eso ya estoy yo. ¡No hay manera de hacer que trabajen!’ había pensado el jefe de proyecto.

Otros veinte días después el alcalde llegó y preguntó al jefe por su lana… el jefe solo tenía 1000 kilos, la ovejas resultaron no ser tan expertas como ponía en su curriculum, inaceptable… que podría haber hecho él… ‘No pasa nada jefe’, dijo el alcalde, ‘tendremos mucha leche entonces’. El jefe se puso rojo y dijo ‘leche, que leche, en el contrato no decía nada de leche’… El alcalde dijo, ‘me la sopla lo que diga el contrato, lo de la leche se da por supuesto, vaya fracaso del proyecto, no vas a ver un puto duro…’.

En esas llegó el pastor… seguro que el también la habría cagado. ‘Mal de muchos, consuelo de tontos, pero consuelo al fin y al cabo’ pensó el jefe… ‘¿Qué tal pastor? ¿Duro el trabajo?’ dijo con tonillo de sorna. El pastor contesto, con su simpleza natural: ‘Todo ha ido sobre ruedas. Al fin y al cabo los desarrolladores son como ovejas ¿no? Seguro que a ti también te ha ido bien. Los desarrolladores incluso me han regalado un GPS para que marque donde comen mejor mis ovejas… ¡y donde hay setas!. Creo que me han cogido cariño los jodidos, que majetes’. El jefe no salía de su asombro. Los recursos eran agradecidos y todo. ¡Cuéntame que has hecho, por favor!, dijo al pastor.

‘Ha sido fácil. Al fin y al cabo los desarrolladores son mucho más comunicativos que las ovejas y cuesta menos reunirlos. Todas las mañanas, sin perro ni nada, les tenía localizados. Además, pensé, no pueden ser muy diferentes que las ovejas, son individualistas y gregarios a la vez. Seguro que si cuido de ellos como hago con mis ovejas obtendré los resultados esperados y a eso me he dedicado estas semanas.’

El pastor continuo ‘me pidieron que les consiguiese un servidor de 64 bits para no se que pruebas de rendimiento y de compatibilidad. Yo no tenía ni idea de qué es eso, pero parecía importante para ellos, así que lo conseguí. ¿No busco los mejores pastos para mi ovejas? No es tan diferente…’ El jefe de proyecto flipaba, ¿desde cuándo se logra algo de los recursos atendiendo a sus caprichos?…

Luego prosiguió el pastor contando otra situación: ‘Un día, los desarrolladores dijeron que no lograban que el rendimiento fuese el adecuado, y que en su opinión lo mejor era tirar de un experto. Así que eso hice busque un experto que les ayudase y les formase. ¿No llevo a mis ovejas al veterinario cuando tienen problemas?’. Ahora sí que el jefe de proyecto no se lo podía creer, ¡formar a los recursos es caro! Y luego se van a la competencia en cuanto saben.

‘Me acuerdo de otra cosa curiosa’, dijo el pastor: ‘Otro día los desarrolladores me contaron que no lograban avanzar. Eso me preocupó. ¿Se supone que los desarrolladores deben avanzar en la funcionalidad, es su lana y su leche, no?. El problema, contaron, es que los comerciales estaban continuamente demandando pequeñas modificaciones, visitas a clientes, que atendiesen llamadas… Parece que los lobos acechan, pensé yo. Así que puse un poco de orden y deje claro que a mi rebaño no se le molesta’.

El pastor concluyo: ‘la verdad es que no he hecho mucho ¿no?. Los desarrolladores son como las ovejas, si dejas que hagan su trabajo y pones las condiciones para que lo hagan, al final puedes recoger los resultados’.

En estas despertó el jefe de proyecto y pensó: ‘joder, como pega el vino del pastor, vaya siesta y vaya sueño más raro’, mientras veía al pastor perderse por el horizonte con su rebaño.

Yo me pregunto: ¿A que se parece más el trabajo de Scrum Master, cuyo principal cometido es eliminar los impedimentos que encuentra el equipo, al de un Jefe de Proyecto clásico o al de un pastor?.

Ya lo dijeron DeMarco y Lister en su imprescidible Peopleware, el trabajo del gestor de proyectos no es hacer que la gente trabaje, sino construir el entorno en el que trabajar sea posible.

72 comentarios en “La fábula del pastor y el jefe de proyectos”

  1. Muy buen post, enhorabuena! 🙂

    Sacas a relucir grandes verdades en aquellos equipos en los que los jefes de proyecto desconocen el verdadero significado de la palabra TEAM (Together Everyone Achieves More). Por suerte, son una especie en vías de extinción (y cuya caza no sólo está permitida, sino además, recomendada).

    Saludos,
    Miguel

  2. Muy bueno pero te han faltado dos personajes claves.

    El cuervo; ese animal que vive de meter cizaña entre las ovejas.

    El aguila, que desde la lejania de la altura amenaza al rebaño y lo observa.

    pd: El pobre pastor lo suele tener muy jodido con el alcalde.

  3. Joder Rodrigo, para cuando un libro de cuentos? Fijo que te forras!!

    Si no recuerdo mal leí la misma metáfora en el libro “Agile project manager con Scrum”, pero creo que allí en lugar de un pastor lo comparaba con el perro pastor.

    Un saludo,

    Vicenç

  4. Eduardo, yo añadiria que tambien a faltado la enfermedad de la lengua azul y el perro que se perro que se pasa el dia corriendo detras de las p´&tas ovejas…

    Muy bueno Rodrigo.

  5. genial… la única duda es quién se ha bebido el vino para tener esta idea para la fábula 😀

    En serio.. me encanta.. hay q reformular los cuentos infantiles para gestión de proyectos

    gracias!

  6. Fantástico!! yo quiero que me dirija un pastor de ovejas, vacas, cabras,… me da igual!! pero que use esa lógica o bien que se la explique a mi jefe de departamento, pleeeeeeeeese!

  7. @csegura: Un libro… uff… no se si tengo tantas cosas que contar como para escribir un libro… aunque reconozco que me alaga el que tu pienses que si 😉

    @Llopis: me apunto el TEAM (Together Everyone Achieves More), no lo conocía y me parece genial… lo de en vias de extinción no se yo…

    @Vicenç: pues desconocía la metáfora que comentas. En realidad me inspiré en otra metafora que me encanta, la del apicultor: http://www.apocalypse.org/pub/u/kjc/cool/Card.on.Software.html

    @J. Babuglia: No fué el vino, sino el queso. Ya se sabe que hay mohos que son alucinogenos 🙂

    @alberto: ¡Cierto, es ovino! lo que pasa es que lo de bovino se presta al juego de palabras.

    @Joserra: equipo = producto = proyecto sería la situación ideal, pero a menudo es dificil…

    @David Salgado: Solo faltaba leerles este tipo de fabulas a los crios… tu has visto como vienen las nuevas generaciones… 😛

  8. Como creo que el libro lo tienes ( tu y seguro que muchos otros por aquí ) lo puedes ver en la página 30 ( por lo menos de la edición que yo tengo ): “I compared the ScrumMaster to a sheepdog who would do anything to protect its flock, or team”.

    Por cierto, me ha gustado mucho lo del TEAM.

    Un saludo

  9. Una fábula sobre la formas en que un jefe de proyectos, y un humilde pastor manejan su rebaño. Al leerla, me di cuenta de que preferiría tener como Jefe de proyectos a un pastor que a algún MBA con complejo de superioridad. Si es tan simple hacer que

  10. La historia en sí está bien.

    Lo que la empaña un poco es el grandísimo número de faltas de ortografía y gramaticales. Sobre todo, lo de los pasados sin acento en la vocal final clama al cielo y dificulta enormemente su lectura.

  11. Pues debo decir que me haz dejado simplemente con la boca abierta. Espero que escribas muchas cosas más así, tal ves un libro. Si escribes un libro ya tienes garantizado un comprador, ok?

    Saludos!

  12. Otra historia más sobre los complejos de empleado, sobre como creemos que sí sabemos como se hacen las cosas y de como nuestro jefe es un tirano. Me encanta Peopleware y si algún día soy jefe voy a aplicar sus enseñanzas, pero de ahí a creer que un buen jefe es el que hace TODO lo que gente le pide hay un largo trecho.

    Joder, que gerenciar no se trata sólo de dar a la gente lo que necesita, hay un montón de cosas en la balanza con las que se debe lidiar como falta de presupuesto, retrasos en el cronograma, etc. Y eso es lo que debe hacer un master, balancear todo para que trabajar sea posible. Pero que coños, si no hay dinerillo para un servidor de 64 bits en el que hacer las pruebas, no se puede decir que el tipo sea un cabrón.

    Me hartan este tipo de estupideces donde creemos que sabemos como liderar un proyecto sólo porque estamos en el papel de la víctima.

  13. hay cierta relacion con la realidad pero no deja de ser efimero y virtual pues la realidad es otra mas compleja y sencilla a la vez, lo unico real es que lograr sus objetivos con lo que se tiene es un exito total, pues ser recursivos, soñadores y creativos son las caracteristicas reales de muchos que han tenido un gran exito en alguna labor con muy poco o con muhco menos de lo que muchos se imaginan…

  14. Excelente comparación Rodrigo.

    Ojalá los directores de empresas de ganadería, no tengan la miopía de creer que los pastores son unos pobres diablos que no saben gestionar.

    Enhorabuena, y un saludo!

  15. Muy bueno… pero que muy bueno… me identifico plenamente con la oveja puteada por el director de proyectos.

    Sólo ha faltado que el pastor se llevara a los desarrolladores de juerga como cuando se lleva a las ovejas a aparear XD

  16. Sólo veo comentarios favorales, no me gusta lo de las ovejas/pastor me recuerda a lo de predicador/feligrés, una oveja da lana y leche de manera natural un programador/desarrollador no produce código de manera natural es una habilidad aprendida y que en la mayoría de los casos no está afinada, una relación domador/leones sería más acertada (los leones han tenido que aprender hacre acrobacias), me dan mucha pena cuando los veo en los circos.

    Peopleware sólo explica la mitad, falta la otra mitad que depende de la personalidad de cada uno, muy poca gente tiene el valor para enfrentase a un grupo de leones y hacerles pasar por el aro en llamas.

  17. La fábula como tal es genial y la comparto completamente, pero en ella no se explica nada de las ovejas negras.
    Me gustaría saber cuantas “ovejas negras” que te han respondido, se pasan el día navegando por internet o chateando con los amigos y no para “crear más lana”
    En este mundo hay mucho lobo con piel de cordero, pero a todos los niveles y aunque me tratéis de Jefe de proyectos “sádico” también hay muchos que se creen programadores sin tener “ganas” de serlo (y digo ganas porque por muchos recursos materiales que pongas siguen sin hacer las cosas)

  18. Esta fábula es lo que pasa en la vida real, el graaaannnnnnn problema que existe de los “expertos” que no saben que hacer cuando se encuentra en otra empresa, en cada empresa se aplica estrategias diferentes, además de no conocer el medio al cual van a recurrir y soñar más allá de lo que no se puede

  19. Siceramente no veo qué hace un scrum master que no haga un jefe de proyecto con sentido común y que sepa gestionar un equipo. Parece que por seguir una metodología no-agile lo único que le interesa al jefe de proyecto es hacer proyectos inviables, gigantescos y sacarlos adelante a costa de la sangre de la gente y que la gorra de scrum master te da un aura que te hacer preocuparte por las necesidades de la gente sin tener en cuenta los costes. No veo que este rol haya variado.

  20. jaja, me encantaron los símiles y sin duda una forma visual, real y amena de esclarecer el verdadero rol de un jefe de proyecto. Scrum Master mola mas. Equipo!

  21. Muy bueno, entre la publicidad y estos cuentos en breve te veo escribiendo libros… sólo una cosa, ¿nadie se acuerda del … perro? El es el que corre tras las ovejas para impedir que caigan al río, el que las reúne y las lleva al corral… el que vigila por si vienen los lobos.. el pastor sólo indica el camino (sobre el mapa, los obstáculos se los sabe el perro), vende su lana y su leche, y es la maxima autoridad del proyecto… por lo que… el scrummaster es el perro! 😉 y claro… hay muchas variedades de perro… pero perro al fin.

  22. En Scrum el perro es todo el equipo. Las ovejas son perros… en el sentido de que los miembros del equipo son los encargados de mantener el ‘control sutil’ sobre el resto de los elementos del equipo. No es necesario un perro.

    Si ubiese un rol que se parece al de perro, para mi es el de lider técnico, pero vigila aspectos técnicos no aspectos humanos o de gestión del proyecto.

    ¡Un saludo y gracias por el comentario!

  23. Es una simplificación que seguro que a muchos desarrolladores les mola, en la vida real ni los pastores son tan buenos llevando proyectos, ni los JP son tan malos gestionando ovejas.

    Cada equipo y cada proyecto es un mundo, y yo no conozco a ningún JP que le hayan salido todos proyectos perfectos, y si lo hay es que ha gestionado pocos.

  24. Hey Rodri.. pense que te habia comentado esta entrada, pero no fue asi! Solo quería decirte que me encantó tio, ¡eres un crack! Me atrevería a decir que es uno de tus mejores posts, ¡que ya es decir! 🙂

    En definitiva, de mayor quiero ser como tu, ¡¡pero con mas pelo!! (que sutilmente te he llamado viejo y calvo xD)

    Un abrazote!

  25. Es muy interesante la Fabula…

    El jefe de proyectos minimizo el trabajo de un pastor de ovejas… si darse cuenta que tenia un gran potencial debido a la experiencia ganada en el campo… con respecto a cuidados, responsabilidades…

    esto apoyo al pastor en la direccion de la empresa… para lograr un resultado es necesario poner atencion en las necesidades que se tienen como empresa y como desarrolladores de proyecto… un jefe de proyecto es el encargado de organizar a los desarrolladores, asi como brindar los recursos necesarios para obtener un producto…

    el jefe de proyectos no es el encargado de crear el producto… es el que tiene a cargo que las cosas funciones con sus respectivos desarrolladores… asi como organizar las distintan actividades… el jefe de proyecto debe tener en cuenta que el trabajo en equipo y con un buen ambiente logra un mejor desempeño que un trabajo individualista y con cizaña…

    Jose Angel Rueda Triche

  26. Lei la fabula… y es muy interesante… lo que hace un gran jefe de proyecto es la humildad y saber coordinar y que es lo necesario para los desarrolladores se sientan en confianza asi como mantener un trabajo en equipo… GRAN FABULA!!!

    Nichesita

  27. a todos esos comentarios de “pero lo dificil es”, “faltan los cuervos”, “no te dejan”… les recuerdo:

    Ser pastor tiene sus responsabilidades, si no te dejan cuidar del rebaño y asegurar que da buena leche y lana, quizás no eres (todavía) un buen pastor de verdad, no?

    No dejes que los lobos se lleven a tus ovejas, no dejes que coman malas hierbas, hombre, *ese* es tu trabajo 😉

  28. La comunidad AX en españa es, de momento, escasa. No son muchos los foros que se mantienen activos a un cierto nivel, ni los blogs realmente activos sobre el tema.en nuestro país. Pero aunque modesta la comunidad existe por lo que cabe promoverla cuanto

  29. No son muchos los foros que se mantienen activos a un cierto nivel, ni los blogs realmente activos sobre el tema.en nuestro país. Pero aunque modesta la comunidad existe por lo que cabe promoverla cuanto.

  30. Al leerla, me di cuenta de que preferiría tener como Jefe de proyectos a un pastor que a algún MBA con complejo de superioridad. Si es tan simple hacer que.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *