He leído: Dreaming in code de Scott Rosenberg

Dreaming in Code de Scott Rosenberg Dos docenas de programadores, tres años, 4732 errores y la búsqueda de un software trancendente… hay es nada.

Supón que eres un programador que al principio de su carrera a dado un pelotazo (que nadie piense aquí en la acepción negativa de pelotazo). Un pelotazo brutal, todo el mundo, absolutamente todo el mundo usa tu software. Todo el mundo usaba Lotus 1-2-3 en un tiempo. Supón que ahora eres un ‘hombre de negocios’, uno muy inquieto. Eres quien dirige la Mozilla Foundation, eres parte del comité de dirección de la empresa que ha creado Second Life, y estás en el consejo de la Wikimedia Foundation. Pero aun así no es suficiente. Eres Mitch Kapor.

Sigues soñado con hacer proyectos que cambien el mundo… otra vez. Y tienes dinero de sobra para financiar cualquier proyecto. Y conoces a la gente adecuada para llevarlo a cabo. Puedes atraer a cualquier programador del mundo.

Juntas el dinero, juntas al equipo, y les dices… no quiero un proyecto cualquiera, quiero un proyecto que cambie el mundo, quiero un proyecto en el que la gente trabaje sin presión de fechas, quiero otro Lotus 1-2-3, quiero plantar cara a Microsoft y no en cualquier producto, sino en Exchange, hay es nada.

Además el software será libre. Hordas de programadores nos ayudaran…

El equipo empieza a trabajar, y claro, ideas no le faltan. Has juntado auténticos cracks. Todos quieren implementar su parte del proyecto de manera excelente, ninguno quiere simplemente hacer algo que funcione. ¡Eso no cambia el mundo! Hagamos nuestro propia solución de almacenamiento, hagamos nuestro propio ORM, hagamos nuestro propia implementación de… suena muy divertido… pero…

Tras tres años de andar sin rumbo, no hay producto, el entusiasmo inicial se ha diluido, desarrolladores clave se van del proyecto. Las versiones se retrasan, unos meses primero, sine die después… La comunidad que se pretendía surgiese por el simple arte de usar una licencia libre ni está ni se la espera… y cuando está lo que más aporta es ruido…

Estas es la historia, no por triste, poco habitual, que Scott Rosenberg nos narra en este libro. Pero lo interesante no es solo la historia del proyecto, sino que Scott aprovecha el seguimiento que realizo como observador del mismo para salpicar el ensayo de referencias a toda la mejor literatura sobre gestión de proyectos. Es un viaje a lo largo de la vida del proyecto que dio como resultado Chandler. Fuera de plazo, presupuesto y características, pero resultado al fin y al cabo. Eso sí, no creo que haya nadie en el mundo que piense que Chandler lo ha cambiado.

La historia del proyecto, línea argumental del libro, está jalonada por excelentes referencias comentadas a textos de influencia vital en la ingeniería del software y la gestión de proyectos modernas. Este libro es una forma muy muy amena para leer sobre algo tan ‘aburrido’ como la gestión de proyectos y la ingeniería del software.

Tras leer el libro, si alguien me preguntar ¿por qué el proyecto fallo?. Lo tengo claro. No puedes dejar a un motón de excelentes técnicos marcar las prioridades de un proyecto. Alguien debe marcarlas, teniendo en cuenta la necesidades de los clientes. Y esa figura brilló por su ausencia en este proyecto. No hubo un Product Owner que marcase con voz única y firme que había que hacer en cada momento para satisfacer la necesidades del cliente. No había prioridades, la técnica marcaba la agenda. La ausencia total de metodología, el que el equipo tuviese que descubrir una forma de trabajo a lo largo del proyecto tampoco ayudo en absoluto.

El libro es excelente, sobre todo si estás empezando en esto del desarrollo de software, poder leer la experiencia de este proyecto, narrada de manera que al terminar el libro parece que has sido parte del mismo, es una gran oportunidad de atesorar conocimientos que solo la experiencia te da. Buen libro que merece la pena comprar y leer. ¡Además es barato!, menos de 10 dólares en Amazon.

¡Un saludo!

8 comentarios en “He leído: Dreaming in code de Scott Rosenberg”

  1. Yo también lo he leido, es un gran libro. Totalmente recomendado. Y al terminar una búsqueda en Google para ver quién es Mitch Kapor, que es Chandler (aparte del nombre de un perro), y que fue de Agenda.

    No lo mencionas pero el proyecto no solo dio como frutos al fallido Chandler sino que otros protocolos como CalDAV surgieron ahi y ahora los usamos habitualmente.

  2. Por favor, corrige las faltas de ortografía de las primeras líneas. Hacen que uno piense que el que ha escrito esto no puede tener nada interesante que contar.
    “hay es nada” –> “ahí es nada”
    “a dado” –> “ha dado”

  3. Jeje, yo la verdad es que fui siguiendo ese proyecto y su historia en tiempo real, probando las alfas, etc… tengo curiosidad por el nivel de autocrítica que Mitch refleje en el libro, pero organizar algo basado en “me sobra la pasta, hagamos algo chulo”… nunca sonó muy bien (claro, vistos los cojones…)

    Eso sí, si llega a haber obtenido la suficiente masa crítica… (y haber tardado 4 años menos en sacar una release decente :P) habríamos hablado de otra cosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *