Amazon espía lo que lees y encima te borra los libros

Casi nada. Pero antes los enlaces:

Vergüenza ajena me da, de verdad. Veamos un poco los detalles.

Este fin de semana me he despertado con la noticia de que Amazon había borrado dos libros de George Orwell desde los Kindle de los usuarios, es decir, sin comerlo ni beberlo, si habías comprado cierta versión en inglés de Rebelión en la Granja o de 1984, de repente descubrías que tus libros y tus anotaciones ya no estaban ni en tu aparato ni en tu zona de descarga.

Así a bote pronto parece una judería hijoputada [asias, Dubitador] hecha por la NSA o el gobierno americano, pero no, sin dejar de serlo, tiene su justificación, al menos por parte de Amazon.

Resulta que Amazon dispone de una plataforma para que los editores suban los libros a la tienda, una forma automática de poner contenidos a la venta, y se supone que esos editores han de tener todas las cosas en regla, pero ha ocurrido que el editor de las dos novelas no tenía los derechos adecuados (vamos, que se trataba de una edición pirata en toda regla), y Amazon, en cuanto ha sido advertida de ello, ni corta ni perezosa, ha retirado ambos libros de todos los Kindle y ha procedido a devolver el dinero (menos mal).

El hecho de que sean dos libros incómodos para el Establishment, que cada vez se parece más al que Orwell cita en sus novelas, es incidental y anecdótico, o al menos eso quieren hacernos creer. Personalmente entiendo que es así, que simplemente se trata de una coincidencia. Es lo razonable.

Lo que no es razonable es que hayan entrado en tu casa y te hayan robado. Porque eso es lo que han hecho. El equivalente sería que la guardia civil hubiera entrado a tu casa a llevarse tu copia de El Jueves con la princesa a cuatro patas y el príncipe empujando… sin orden judicial y sin respetar ningún otro derecho. Y que encima recogieran todas las notas que pudieras tener sobre la revista, que es lo que han hecho con el libro.

Esto es malo, muy malo. Cuando al poderoso le interesa se pasa por el forro de los cojones las leyes que conforman estas pseudodemocracias en las que vivimos. En España, con la excusa del mal gusto, secuestraron una publicación (como en los peores tiempos de Franco, que se dice pronto); al menos allí ha sido una empresa a la que seguro le van a pegar un buen palo, o eso espero y quiero creer. De todos modos, como allí la respuesta sea igual que la de aquí, arreglados vamos. Nos ponemos de culo con los pantalones bajados y esperamos a que nos entren, sin protestar. Como la princesa, vamos, pero sin gusto y sin que nos den una pasta por la enculada.

Según entiendo, la forma correcta de actuar en el caso de Amazon hubiera sido la de retirar de la venta el libro, y que el editor pirata se entienda con el propietario de los derechos, como ocurre cuando se trata de material impreso, pero eso de entrar en tu casa a llevarse el libro sin tu permiso, aunque te devuelvan el dinero y encima te borren todas tus anotaciones…

Pero la cosa no termina ahí, no. Si las noticias del fin de semana en relación al Kindle hubieran sido esas, pues bueno, son cosas que pasan, pero todavía hay más. Lo podéis leer en el primer enlace.

AMAZON ESPÍA TODO LO QUE LEES

Como lo oyes, tú. Escalofríos de terror orwelliano me recorren la espalda. Periódicamente envía un log de los libros abiertos, las lecturas hechas, cuando navegas por tu biblioteca, todo. Como si en tu biblioteca y en tu sillón de leer hubiera una cámara. Yo al menos me he quedado de piedra, completamente helado. ¿Pero qué cojones se han creído esos desgraciados? Menos mal que el amigo EBS ha publicado la forma para dejar de enviar datos a Amazon, cosa que podéis leer en el primer enlace.

Siento no explicarlo yo aquí, pero el tema es peliagudo si no eres ducho en Linux, y si lo eres, con las explicaciones del enlace te bastarán. De todos modos, si sacan un parche formal, lo diré por aquí.

Además, desde España, siempre que no vayamos a USA y actualicemos, estamos seguros.

¿Publicidad en el Kindle? Y otras novedades novedosas

Antes digo de esta agua no beberé, antes salen novedades para el Kindle. Primero las sencillas, luego las gordas y en cierto modo preocupantes. Vamos allá.

Fundas protectoras. ZAGG vende fundas tipo ScreenGuardZ para todos los Kindles. La novedad está en que ahora también las hay para el Kindle DX. Las hay de dos tipos: sólo para pantalla y para todo el aparato, en forma de pegatinas. Sé de buena fuente que son estupendas –por Youtube puedes encontrar varios vídeos con demos-, y dado que mis manos suelen ser bastante destructivas (en general en cosa de seis meses o un año se comen los embellecimientos de las teclas), no querríais ver mi teclado y mi ratón, he comprado las completas. Debe ser una cosa de ácidos, porque siempre las suelo tener limpias (no penséis que voy por ahí con las manos sin lavar días y días, en general suelo lavármelas, aparte antes de comer, como unas cuatro veces al día si sólo hago vida normal y no trasteo con aparatos).

Por ahí circulan cupones de descuento, yo he conseguido un del 20%, aunque sé que algunos han llegado a tiempo para cupones de hasta el 50%.

Resistencias ante los impactos. Dos impresionantes vídeos a cámara lenta que muestran la caída de sendos Kindle 2 y Kindle DX, si os fijáis veréis cómo se deforman al hacer impacto. Parecen aparatos robustos, aunque no muestren un impacto de la pantalla contra algún pico (que supongo la romperá). La noticia es vieja, pero tampoco vi la necesidad de ponerla aquí.

Amazon no se pone de acuerdo con las operadoras alemanas. Pues eso, que tras intentar negociar con las telefónica alemanas para introducir el Klindle en Alemania, ninguna ha querido ponerse de acuerdo con ellos. ¿Motivos? Posiblemente miedo a un león como es Amazon, aunque lo más probable se deba a intereses creados y politicastrerías varias. Entre otras cosas, parece ser que hay una operadora alemana que va a sacar un aparato de lectura con el mismo modelo de negocio que Amazon. Veremos a qué precio venderá los ebooks y cuál será el fondo editorial. Aquí el comentario original.

¡El Kindle 2 baja de precio! Sí, de 359$ a 299$. Sesenta dolarines menos. Ahora vas y lo kaskas. Pues eso, que otro motivo más para hacerse con uno. Entre las cosas que hemos barajado, está el hecho de que se acercan las vacaciones de verano, y que es mejor llevar un aparato de esos que una espuerta libros. También se comenta que se debe a la posible nueva aparición de otros aparatos que le podrían hacer la competencia. O simplemente se deba a que pueden y lo hacen.

Amazon patenta la publicidad en los libros para el Kindle. Esta sí que es gorda, y no poco. ¿Comprarías un libro con publicidad, aunque fuera algo más barato? ¿Te bajarías libros gratuitos con publicidad? Yo desde luego no a la primera pregunta y sí a la segunda, pero con condicionantes. Si ese libro o revista no es una novedad, les pueden ir dando por donde amargan los pepinos. Ya tenemos una justificación para lo que comenté sobre que los Kindle tienen los márgenes muy anchos. En las figuras de los enlaces podéis ver cómo sería esa publicidad.

De todos modos me surgen muchas dudas respecto a esto. ¿Es fija esa publicidad? Es decir, ¿vendrá integrada en el libro de forma estática? La ventaja es que así no necesitas la conexión telefónica para nada, el inconvenientes es que esa publicidad es fija.

¿Será sensible al contexto y/o vendrá con el libro/revista, o se descargará por paquetes desde la línea telefónica y se irá mostrando conforme vaya haciendo falta? Importante cuestión, porque si es necesario y forzoso que se conecte, y no tenemos conexión en ese momento… ¿Dejará de funcionar lo que estemos leyendo?

Ahí queda eso.

Bueno, chicos, todo esto que he escrito –corte de luz y pérdida de medio documento incluída- no es más que un refrito de la sección Amazon Kindle de los foros de Lectores Electrónicos.

Kindle DX vs Kindle 2 vs iPod Touch

No me cansaré de cantar las bondades de los lectores Kindle. Que sí, que cuesta traerlos para acá y que luego lo más interesante que es usarlo sin ordenador no se puede, que adolecen de algunas cosillas como la falta de directorios o de hueco para una tarjeta SD, que si traen DRM fuerte… pero os puedo asegurar que de todos los aparatos que he probado para leer (11 en total), es el único que me ha convencido del todo.

No se cuelga ni hace cosas raras. Bueno, en todo el tiempo que llevo usándolo sólo se me ha colgado una vez, y supo salir airosamente del tema. Básicamente fui a buscar dentro del diccionario desde el diccionario, se quedó como autista, salió al visor de ficheros e inmediatamente volvió al libro que llevaba entre manos en la posición en que lo había dejado. Repetí la misma secuencia y funcionó sin problemas. Lo habitual en todos los demás lectores es que pierdas el punto de lectura y vuelvas al mismo con el que empezaste la última vez.

También hay que decir que esos cacharros no se apagan, se quedan suspendidos hasta que los vuelves a encender. En mi caso sí que los he reiniciado algunas veces cuando trasteo con los hacks, y también se me han colgado un par de veces en esos momentos, pero no cuentan ya que les estoy metiendo mano.

No obstante, el K2 lleva tres semanas sin apagarse y no se ha colgado ni hecho ningún extraño. El KDX lleva dos en la misma situación. Eso no quiere decir que hayan durado dos o tres semanas sin problemas, eso quiere decir que ha pasado ese tiempo desde que los reinicié por haber estado trasteando con ellos. De hecho hay muy poca gente que se queje de que los aparatos se les cuelgan o les dan problemas.

De nuevo, me quito el sombrero ante la gente de LAB126.

——————

Pero vayamos a lo que interesa. Sí, también tengo un Kindle DX, el grande. De hecho he vendido mi IREX DR1000, que comparado con el DX es una mierda pese a tener mucha más funcionalidad. Entre los problemas que tiene el DR1000 y lo lento que va frente al DX, éste último le gana por goleada a la hora de visualizar PDFs…

No nos engañemos, el DR1000 es un gran producto, un hardware superpotente pero que adolece de un gran problema: el software. La gente de iRex no es lo suficientemente competente como para finalizar todos los detalles que hacen un buen software. Pese a eso, el DR1000 visualiza los PDF con algo más de calidad que el DX, y tiene muchas más opciones de zoom, y pasa las páginas más o menos a la misma velocidad que el de Amazon, pero otras cosas (como el tiempo de arranque, los botones que se aprietan solos o no se aprietan, los fallos al tocar la pantalla con el stylus, la poca velocidad abriendo documentos, etc.) hacen que el DX gane por goleada, pese a no poder anotar ni hacer búsquedas en el diccionario (cosa que el DR1000 sí que hace).

Resumiendo, que el Amazon DX puede abrir documentos A4 en formato PDF. Sólo tiene dos modos de visualización y zoom: el vertical y el apaisado, que cambia de forma automática si giras el aparato (aunque puedes fijar uno y entonces no se moverá).

Lo que más mola del DX es que carga los PDF casi tan rápido como los Mobipocket, y que el paso de página es mucho más homogéneo que con el DR1000, sin esos cuadros de “espere mientras me lo pienso”.

Lo que no mola es que no soporta ni índices (TOC), ni enlaces (no puedes saltar dentro del documento a otra parte haciendo clic en un enlace –ni afuera tampoco), y no se puede usar el diccionario incorporado. Sí se puede buscar dentro del PDF mientras no sea todo imágenes.

Los A4, mientras no tengan la fuente muy pequeña, se pueden leer aceptablemente bien en vertical, y mucho mejor en horizontal, aunque tengas que retroceder y avanzar por la página si el documento está en columnas. Eso sí, si realizas una acción que él no espera, tendrás un poco más de retardo.

Respecto al formato Mobipocket, tiene las mismas opciones que el K2 con las mismas cosas. La mayor diferencia está en que la fuente es algo más gruesa (no me refiero al tamaño), y personalmente me gusta menos que la del K2, aunque se vea mejor. Los tamaños también son diferentes, y el más pequeño del DX es como el segundo del K2.

Otro añadido es que permite estrechar la línea, es decir, menos palabras por línea, cosa que a veces viene bien para leer más rápido. Recordemos que uno lee con golpes de ojos, y cuantos menos demos en horizontal, más rápido leeremos o seremos capaces de leer.

Parece ser que la duración de la batería es algo menor que la del K2, pero no mucho. Y realmente no sé cuánto dura ni en uno ni en el otro porque con conectarlo al PC para actualizarlo y sincronizar es más que suficiente para mantenerlo a un nivel óptimo. De todos modos, estas vacaciones sí que veré cuánto dura cuando haga mi semana de sólo lectura megaintensiva.

———————-

También me he comprado un iPod Touch, evidentemente no para leer libros, que es una tontería como un castillo, pero aun así me he instalado la aplicación Kindle for iPhone, que es un poco complicada de instalar desde fuera de USA. Básicamente tienes que darte de alta una cuenta en iTunes como situado en USA y sin medio de pago. Luego, con esa cuenta, puedes buscar en la tienda la aplicación e instalarla. La primera vez que la ejecutes te das de alta desde el propio iPod usando tu correo y clave en Amazon y al rato ese iPod aparecerá en la sección de Manage my Kindle en la Web de Amazon. Quien quiera un proceso algo más detallado, que se lea este hilo, que es donde consulté y me dieron la receta.

¿Cuál es la ventaja de tener los libros del K2 en un iPhone? Sencilla: Amazon te envía las demos y los libros estés en la parte del mundo en que estés. Si a eso añadimos la posibilidad de hackear el iPod (hailbreak se llama en el argot ipodero/iphonero) y obtener acceso a los ficheros, podrás bajártelos a tu ordenador y hacer lo que quieras con ellos.

No obstante, para suplir una ausencia, tampoco viene mal tener todos los libros ahí. La visualización de las fuentes es exquisita, aunque muestra poco texto porque la pantalla es demasiado pequeña. La aplicación no tiene diccionario ni posibilidad de buscar texto, y si estás acostumbrado a un aparato con e-paper, la pantalla te va a resultar demasiado cansada.

————————

Creo que no se me olvida nada más salvo comentaros qué uso yo en cada aparato. Obviamente en el DX leo PDFs. En concreto me he bajado la colección completa de la revista Cacumen en JPG escaneados y, pese a que los K tienen visor de imágenes, este es demasiado lento, por lo que los he impreso en un PDF. Con Vista es muy fácil de hacer: selecciona todas las imágenes, asegúrate de que los nombres de los archivos son consecutivos en relación a la revista, y entonces selecciona imprimir. Ahora eliges tu impresora PDF virtual y listo.

¿Qué qué es Cacumen? Cacumen es una revista de pasatiempos acojonantemente buena para la época (allá los 80), y para ahora, en la que se mezclan los artículos de fondo dedicados a temas lúdicos (mi preferencia), con los acertijos. Tengo los cinco últimos números de la revista en papel, comprados en su época, con los que disfrutaba como un enano.

También tengo un par de libros, uno sobre MFC que ya no se puede encontrar en papel y otro sobre QT que es Open Source (el libro). En general, siempre que tenga un documento electrónico en PDF ya sabéis dónde lo voy a leer. He dejado de leer en él el Circuit Cellar porque la verdad, esa revista, igual que el Scientific American, en blanco y negro dejan mucho que desear…

Aparte de los PDF, cada vez estoy leyendo más en inglés y menos en castellano, al menos si la obra está originalmente escrita en el idioma de Shakespeare. Aparte del enorme ahorro en el precio (luego las editoriales se quejan, no quiero entrar en polémica sobre las cosas que hacen Ediciones B o La Factoría de Ideas, aunque ya he comentado algo por aquí), leer una obra original en inglés tiene la ventaja de ahorrarte todos los errores y pifias de los traductores, que no son pocos… Evidentemente esto es factible si eres ducho en el idioma, cosa que, para asombro propio y de terceros, estoy descubriendo en mi. Es decir, que cada vez leo mejor, más rápido y consulto menos el diccionario desde que estoy leyendo inglés con los K.

Por lo tanto ya he comprado un par de libros técnicos en formato electrónico para el K (aparte del de Boorstin que terminé la semana pasada – podéis ver mi comentario aquí). Con libros técnicos no me refiero a libros de desarrollo, que es mi trabajo, sino a temas de divulgación o de lo que me apetezca. Novelas he comprado como una espuerta, aparte de una suscripción a la revista Asimov (ya tenía una de Analog que seguiré manteniendo).

Si os fijáis, el Kindle DX viene de perillas para esos libros que traen o pueden traer diagramas y figuras, para leer cómodamente reclinado en una butaca o apoyado en una mesa (aunque no pesa tanto), con quizás otros libros al alcance de la mano para consultar o fijar ideas.

Y el Kindle 2 se queda para las novelas, juntando Asimoves, Analogues y libros comprados, tengo como tres pantallas de libros esperando a leer. El K2 viene muy bien para leer en cualquier sitio, en la cama, en el sofá, en la ducha, haciendo el amor…

Una última cosa antes de terminar y cerrar el tema de los Kindle en este blog (al menos hasta que saquen un hack interesante). Esto de los libros pirata es curioso. Si recordáis, en una entrada anterior hablé sobre la serie de Las máquina de Dios, en concreto sobre el tema de la jugada que ha hecho La Factoría con no avisar de que era una serie y todo eso… Pues bien, cuando empecé a leer Omega en inglés, la cuarta de la serie, tenía bastantes problemas de formato (era una edición pirata), por lo que al precio que tiene Amazon los libros, me lié la manta a la cabeza y me gasté ¡6,39! Dólares USA en el libro… y menuda diferencia, no solo en el formato, sino que el pavo que había hecho el escaneo del libro pensó que los capítulos estaban mal ordenados y cambió de orden algunos…

Desde ese momento, si el libro tiene un precio razonable, lo compro. De hecho, en este momento ya he comprado 9 libros para mis Kindle en Amazon, dos de ellos libros técnicos y gordos (y no es que los otros sean finos, porque The Night’s Dawn Trilgoy pesa cinco megas y tiene más de 70.000 locations (unas 4.500 páginas aproximadamente), al rico precio de ¡¡7.99 dolarines!!

———————–

A partir de ahora no me voy a molestar en buscar libros pirata. ¡Aprended, editoriales españolas!

Problema y solución al desinstalar Visual Studio 2010 Beta 1

Me acaba de ocurrir una cosa desinstaladon Visual Studio 2010 Beta 1 que me ha dejado las piernas temblando del susto. ¡La mitda de cosas han dejado de funcionar en mi ordenador! [Sí, ya sé eso de no instalar en real, pero uno es masoca…]

Todos sabemos que el Visual Studio, aparte de sí mismo, instala como una espuerta de cosas más, que también debes remover, por lo tanto yo seleccioné en el “Programs and Features” la fecha en la que instalé el Visual Studio y fui desinstalando todos los elementos hasta que… la desinstalación del .NET 4.0 falló miserablemente llenándome el ordenador de petes del “NGEN”, que es el compilador interno de .NET…

De hecho no sólo dejó de funcionarme el .NET, sino que el Visual Studio 2008 y el Visor de Eventos también petaban… Menos mal que tenemos el System Restore y recuperé justo antes del error. Luego pude terminar de desinstalar Visual Studio 2010 por completo y de forma correcta.

¿El orden?

  • El propio Visual Studio 2010, que quita una buena espuerta de cosas.
  • Luego las Web tools o como se llamen.
  • Luego, si quieres, los servicios y el runtime del sync framework por ese orden.
  • Luego le llega el turno al .NET 4.0 y a su complemento, el optimizador.
  • Y finalmente los runtimes de Visual C++

¡Pero ojo!

NO BORRÉIS EL “Microsoft Visual C++ 2008 Redistributable – x86 9.03729”

Que es una versión más moderna del propio runtime de Visual C++ 2008SP1 y que la sustituye. Si borráis ese runtime vais a perder una buena cantidad de programas, y la única solución viable es tirar de System Restore o volver a instalar el Visual Studio 2010…

En fin, cosas de Microsoft.

Hemos leído: Josuttis: THe C++ Standard Library

C++ Standard Library, The: A Tutorial and Reference

Ciertamente el libro podría haber sido otra cosa, o al menos a mi me ha desilusionado sobremanera, ya que yo esperaba que me desvelara las maravilas de la STL…

Pero mejor empecemos desde otro punto de vista.

El libro es una exhaustiva referencia de la STL, o al menos todo lo exhaustiva que puede ser un libro que va desgranando, capítulo a capítulo, todos los containsers y algortimos de la bibliotecta.

Los primeros capítulos nos dan una visión de conjunto de la STL, y relamente son suficientes para el programador. El problema te viene cuando tu ya sabes eso y esperas algo más.

Ese algo más viene después, en el centro y final del volumen, pero no resulta lo esperado, ya que más bien se trata de una recitación monótona de los contenedores, para ver luego los algoritmos y las partes numéricas, y al final del todo los flujos (streams y el soporte para internacionalización. Es decir, que el autor va recorriendo cada elemento de la STL y repitiendo, capítulo tras capítulo, el mismo recitado pero aplicado al elemento en cuestión.

Desde mi punto de vista todo eso sobra, ya que la mayoría de la STL contiene más o menos el mismo interfaz para las mismas cosas (esa es una de sus ventajas), y veo las explicaciones del autor como papel desperdiciado excepto por algunos detalles. La verdad es que el libro me ha enseñado poco que ya no supiera sobre la STL, pero termina siendo una buena referencia de consulta.