Aprendiendo a pensar

En toda discución y debate sobre la enseñanza y el aprendizaje en nuestras escuelas se ponen en contraposición dos sistemas de aprendizajes diferentes. El primero de ellos es el mas comun y tradicional y se fundamenta en la provisión constante de gran cantidad de datos a los alumnos. De esta manera, los alumnos pueden saber claramente quién descubrió América, qué aportes hizo Newton a la física pero son totalmente incapaces de aplicar estos conocimientos a su vida cotidiana pues en principio no son útiles para la misma y por otro lado no enseñan a pensar.


El segundo de ellos propone justamente el enseñar a pensar mas que hacer que el alumno acumule datos. Esta estrategia propone que no es tan imporante lo que el alumno sabe sino cómo utiliza lo que sabe para resolver las dificultades que se le presentan en la vida diaria.


Seguimente presentamos un breve relato histórico que corresponde a Neils Bohr que ilustra este hecho. El mismo es relatado por uno de sus profesores:


Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de ponerle una nota muy baja a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba completamente convencido de que su respuesta era absolutamente acertada.


Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo.


Leí la pregunta del examen y decía: ¿Qué haría usted para determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro?


El estudiante había respondido: ‘Lleve el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda muy larga. Descuélguelo hasta la base del edificio, marque y mida. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio’.


Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta, correcta y completamente.


Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de su año de estudios, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.


Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta, pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física.


Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada.


Le pregunté si deseaba marcharse, pero me contestó que tenía muchas respuestas al problema. Su dificultad era elegir la mejor de todas.


Me excusé por interrumpirlo y le rogué que continuara. En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta:


‘Tome el barómetro y tírelo al suelo desde la azotea del edificio. Calcule el tiempo de caída con un cronómetro.


Después se aplica la fórmula:


Altura = 0,5.g.T2


(Donde g es la aceleración de la gravedad y T es el tiempo que uno acaba de calcular con el cronómetro)


‘Y así obtenemos la altura del edificio.


En este punto le pregunté a mi colega si el estudiante se podía retirar. Le dio la nota más alta.”Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta.


‘Bueno’, respondió, ‘hay muchas maneras. Por ejemplo, tomás el barómetro en un día soleado y medís la altura del barómetro y la longitud de su sombra.


Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio.


Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? ‘Sí, contestó, éste es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, tomás el barómetro y te situás en las escaleras del edificio en la planta baja. A medida que vas subiendo las escaleras, vas marcando la altura del barómetro y cuentas el número de marcas hasta la azotea. Multiplicás al final la altura del barómetro por el número de marcas que hiciste y ya tenés la altura. Este es un método muy directo.


Por supuesto, si lo que uno quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio.


En este mismo estilo de sistema, atás el barómetro a una cuerda y lo descolgás desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo podés calcular la altura midiendo su período de precesión. En fin, concluyo, existen otras muchas maneras.


Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del conserje. Cuando abra, decirle: señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo.


En este momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares).


“Me dijo que sí, que evidentemente la conocía, pero que durante sus estudios, sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.


El estudiante se llamaba Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de Física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.


{extraido de http://www.sabiduria.com/liderazgo/aprendiendo-a-pensar/}

How-To: Como desesperar a tu profesor de practicas de programacion

Vía wordpress, he encontrado un manual bastante útil para “vengarte” de ese profesor de prácticas que todos hemos tenido en la carrera y al que tanto hemos odiado (dicho con cariño)… a disfrutarlo:



Abusa de los comentarios
//Incluimos la libreria stdio.h
#include “stdio.h”
//Declaramos la variable i
int i;
//Declaramos la variable j
int j;
//Empezamos el programa
int main() {
//Imprimimos por pantalla el resultado
printf(”Hola mundo”);
//Imprimimos un retorno de carro
printf(”n”)
//Si i es igual a j
if (i==j)
//entonces
{
//incrementamos i
i++;
//decrementamos j
j–;
//cerramos el if
}
//damos el valor de retorno
return 0;
//finalizamos el programa
}

Incluye huevos de pascua
Mete un huevo de pascua en todas tus prácticas. Por ejemplo, si tienes que hacer un menú e introduces una opción invalida, imprime por pantalla 100 veces “Es que usted no sabe leer?”


Incluye una licencia en todas tus practicas
Puedes hacer tu programa charityware, como VIM, o crear tu propia licencia que imposibilite ir al baño durante la ejecución del programa


Asegurate de que leen tu código
Haz que, nada más ejecutarse, el programa pida una clave que se puede encontrar en alguna parte del código entre los comentarios. Procura que esté bien oculta.


No seas creativo
Cuando tengas que hacer una base de datos introduce datos aburridos y no pienses mucho. Por ejemplo, llama a las personas Señor Uno, Señor Dos, Señor 3… Por supuesto, estas personas deben vivir en la Calle Uno, Calle Dos, Calle Tres…


Adjunta bibliografía
Pero asegurate de que solo contenga la siguiente línea:
Google : http://www.google.com


Fragmenta el código tanto como puedas
Muchos profesores se empeñan en que para un programa de 400 lineas te crees varios ficheros para “mejorar” el código, así que haz un fichero para cada función y asegurate de hacer muchas. De esta forma tu código será mucho más legible y el profesor estará satisfecho. No te olvides de poner nombres creativos a tus ficheros de código: uno.c uno.h dos.c dos.h etc.


Dale a la documentación un formato irritante
Imprime los folios en orientación horizontal y grapalos por la derecha. Si eres muy osado, pon una grapa en la esquina superior izquierda y otra en la esquina inferior derecha. Cuando te digan algo responde “Es la de la fotocopiadora, que está loca!”. En tu portada, incluye uno de esos ScreenBeans del Office que muestran una mesa de jurado poniendo mostrando pancartas con una puntuación de 10. Imprime algunas hojas a doble cara, sobre todo las del final, para que se las salte. Echa la culpa a las impresoras del laboratorio. Comienza los párrafos con muletillas como “Vamos a ver” o “Pues…”


Aprovecha las tutorías
Pide por lo menos una a la semana. Cuando te explique algo responde con esta pregunta: Pero, y un programador de verdad, ¿cómo lo haría?. Procura llevarle la contraria con frases como: Pues yo creo que eso no es así. Si te pregunta que cómo crees tú que es responde: No se, pero estoy seguro de que así está mal.


No demuestres lo que sabes hasta la entrega
Explícale a tu profesor que sería más fácil hacer cuaquier práctica con HTML porque es un lenguaje interpretado, igual que Pascal. Intenta convencerle de que es mejor hacer un documento de texto que una base de datos y buscarlo todo a mano.


Incluye un miembro extra en el equipo
Cuando te pregunte quién es Jorge López di que es tu amigo invisible, que tu psiquiatra te ha dicho que trates el tema con naturalidad y que eres muy sensible con las bromas. Cuando pregunte quién es Lucas Sanz di que es el amigo invisible de Jorge López.


– No aprendas a manejar el descompresor a la hora de empaquetar tu entrega. Comprime con .ACE y cambia la extensión a ZIP, e incluye también c:/Mis Documentos por si nos hace falta esa carpeta. Los profesores son muy listos, ya sabrán qué hacer al respecto.
– No menciones a tus compañeros de prácticas en la memoria. Así el profesor querrá investigar a ver si estás solo o solamente eres un despistado. Y en la sección de “pruebas” escribe que lo has probado todo, todo y todo. ¿Qué probabilidades hay de que descubran que es mentira después de ejecutarla y leer tu código?
– No vengas a clase. ¿Para qué están las tutorías?. Aparece dos días antes de la entrega preguntando dónde encontrar el enunciado, y quejándote de lo sobrecargado que estás con las demás prácticas. Si además lo complementas con preguntas de las del ‘howto’ y consigues entregar a tiempo, te asegurarás de que tu profesor corregirá tu práctica con imparcialidad, incluso cuando descubra que se parece “mucho” a la de otro grupo.

Tiras cómicas geeks

Hola amigos,

 
La próxima tarde libre que tenga la pienso invertir en hacerme un gadget que me actualice (dentro del mismo gadget y no por separado), unas cuantas tiras cómicas online que suelo leer…  Me gustaría  que  si alguno sabe de otras tiras aparte de las que voy a poner aquí, de temática geek-informática, me las diga, así el gadget será en plan “paginas amarillas” de tiras, y no sólo las que yo frecuento… que son éstas:

Bilo y Nano

Raulito el Friki

Dilbert

The Joy Of Tech

Bit y Byte

Penti y Atlo

Linux Hispano

¿ Any suggestion ?

 

Prueba de Windows Vista Online

Para todos aquellos deseosos de probar Windows Vista y que por cualquier motivo (ya sea de equipo o por no disponer de medios para instalarlo), Microsoft ha puesto a nuestra disposición una web en la que poder probar online la edición Business de Vista (al más puro estilo Office 2007).


 Un bonito regalo de Reyes, sí señor… A disfrutarlo! xD

Yo no creo en estas cosas pero por si acaso…

Mi querido amigo Sergio Vázquez me ha nominado para seguir esta cadena, ahí van mis cinco “secretos” (aunque no hace falta conocerme muy a fondo para descubrirlos):


1.- Mi primer contacto con el mundo de los videojuegos fue gracias a la NES de 8bits y el gran “Mario Bros”. Fui un gran adicto a la trilogía (Mario Bros, Super Mario Bros 2 y Super Mario Bros 3). Entre ellos, me quedo con el primero, que aunque sea el más cutre, es al que más apego le cogí. Mi récord? Pasármelo entero, pantalla por pantalla y sin trucos, en 7 minutos y medio xD Actualmente, mis viciadas al Pro Evolution Soccer son considerables, quién me reta? xD


2.- Soy un adicto al café. Como café y me ducho en café… Beber… bebo cerveza xD


3.- Es imposible hablar conmigo más de 2 minutos sin que suelte algún chiste o broma. Creo que el humor es imprescindible en todos los contextos. No importa el momento ni el lugar, un buen chiste/comentario que arranque una sonrisa de mi interlocutor siempre vale la pena.


4.- Me encanta escribir poesías y luego coger la guitarra y hacerlas canciones. Es una de las cosas que más me ayuda a desconectar en mis malos días, junto con el deporte… Soy un yonki del deporte, desde el fútbol a la fórmula 1, pasando por el baloncesto, tennis, atletismo, ciclismo…. Tanto verlos como practicarlos me encanta!


5.- Soy uno de los pocos informáticos que conozco que hacen Hat-trick todas las semanas (salir jueves, viernes y sábado hasta el amanecer) y no han muerto en el intento. Allá donde haya fiesta estoy yo con mis amigos animándola y armando follón (en el buen sentido, claro). 


 Ahora toca nominar a los q tienen que seguir esta cadena…. A ver… A Jordi (el otro coordinador del club .net de Alicante),  y a mis compañeros de la uni MiquelXavi-Wan.


Eso es tó, eso es tó, eso es tooodo amigos!