[OT] Mi homenaje a Marisa

“Lleva en el alma la bayamesa 
tristes recuerdos de tradiciones,
cuando contempla sus verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.
Ella es sencilla, le brinda al hombre
virtudes todas y el corazón,
pero si siente de la patria el grito,
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.”
(“La bayamesa”, Sindo Garay, 1919)

Hará ya pronto veinte años del día en que aterricé en Madrid Barajas sin conocer a nadie, con solo un puñado de sueños y sesenta dólares en el bolsillo. Quién sabe que habría sido de mí de no ser por Marisa y Fernando; ellos me acogieron como un verdadero hijo, y me ayudaron de mil formas diferentes hasta que logré despegar por mi cuenta. Luego, como hacen los hijos a veces, me tomé la licencia de desaparecer durante períodos prolongados; mas cuando volvía a verles, encontraba el mismo afecto y cariño de siempre, cual hijo pródigo que retorna al hogar paterno. Esta vez no me dio tiempo a volver a verla, algo que sentiré eternamente.

De Marisa nos quedará siempre su abnegación, su devoción por su bella familia y su gran amor por Cuba; un amor que cincuenta años de exilio no hicieron sino acrecentar. ¡Hasta siempre, Marisa! ¡Nunca te olvidaremos!


Referencia: Sindo Garay (1867-1968) fue un autor e intérprete de música tradicional, muchas de cuyas composiciones (algunas de ellas puestas de nuevo de actualidad gracias a Buena Vista Social Club) han ayudado a conformar la esencia de la idiosincrasia cubana. Algunos de los primeros recuerdos que conservo de mi infancia es el de mis abuelos escuchando “Guarina” o “La tarde”. Me siento tremendamente afortunado de haber nacido en un país tan lindo y rico en tradiciones; uno con el que vivirás soñando el resto de tus días, por mucho que intentes olvidarte de él.

Octavio Hernandez

Desarrollador y consultor en tecnologías .NET. Microsoft C# MVP entre 2004 y 2010.

5 comentarios en “[OT] Mi homenaje a Marisa

  1. @Octavio:

    Me sumo a tu homenaje y que este dure por siempre.

    No la conocía, pero siempre es triste la desaparición de una persona independientemente de su carácter y/o actitud hacia los demas. Aunque es más lamentable cuando nos referimos a personas como la que refieres.

    Debido a ello es el dolor que sientes.

    “De Marisa nos quedará siempre su abnegación, su devoción por su bella familia y su gran amor por Cuba; un amor que cincuenta años de exilio no hicieron sino acrecentar.” Esto nos marca, al igual que a muchos otros que nos tocó igual situación.

    Y más a ti, llevando unos cuantos años mas que yo en el exilio.

    Cuba siempre en el corazón, no importarán los años que pasen.

    Saludos,

    Alex

  2. Me sumo a tu homenaje también. Llegué a Madrid hace casi 2 años y he encontrado personas maravillosas que me han ayudado muchísimo. Por cierto muy bueno tu libro de C# 3.0 y LinQ. Me ha sido de gran ayuda.

    Saludos de otro cubano 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *