Mi oso de la casa azul

La verdad es que viendo algunos comentarios mi oso va a quedar un tanto cutre, pero lo contaré de todas formas…


Justo antes de mis vacaciones, allá por julio, estuve en un evento que organizamos en Microsoft de formación interna en Redmond. La formación estuvo genial, pero tampoco es ése mi oso. Mi manager me dejó ir a Seattle unos días antes, para poder hacer lo que llamamos “shadowing” dentro de un grupo de producto. El shadowing es básicamente convertirte en la sombra de algún equipo dentro de Microsoft y formar parte de su trabajo diario. El grupo con el que tengo más contacto y que elegí para el shadowing fue… WPF!


Sin palabras… Estuve tentado varias veces de romper el pasaporte y quedarme allí para siempre 🙂 Tuve la oportunidad de mezclarme en todos los aspectos de WPF como el desarrollo, la gestión del proyecto, las pruebas, el marketing o la relación con clientes.


La primera impresión por supuesto es “vaya pandilla de máquinas que hay aquí”. Llevan 5 años con este producto y su nivel de conocimiento de las tecnologías UI es impresionante. Cada detalle de WPF está pensado hasta el milímetro y pueden hablarte durante horas de por qué este método es así o esta clase deriva de ésta y no de otra.


Después del primer shock de ver el nivelazo de los amigos, la segunda sorpresa es su cercanía. Tenía bajo el brazo muchas peticiones y preocupaciones de clientes y las atendieron como si la vida se les fuera en ello. Me llevaban de un sitio a otro, buscando a la persona más adecuada para las preguntas y siempre me recibían con una sonrisa y con toda la voluntad de ayudar al cliente. Realmente disfrutan con lo que hacen y para ellos la mayor satisfacción es que se utilice su producto y sea lo mejor para el cliente.


Estoy convencido de que WPF es una de las mejores y más complejas tecnologías que ha desarrollado Microsoft en toda su historia. Es ambiciosa y rompedora con el pasado pero además encaja en las tecnologías actuales de Microsoft y se apoyan sobre lo existente, principalmente sobre Windows y .NET. Viene de la unión de dos grupos completamente distintos (IE / Windows UI) y además están en la complicada situación de ser a la vez parte del core de Windows (Shell de Windows Vista) y tecnología de desarrollo (librería de WPF), con las grandes diferencias de requerimientos que tiene cada una. No me meteré en si la metodología, los recursos o la gestión tuvieron algo que ver en que el producto no acabara en fracaso, pero creo que algo muy importante sí ayudó a que lo sacaran adelante: todos tenían el mismo oso de la casa azul… la tecnología.


Desde el mes pasado yo lo comparto con ellos y mis amigos pueden dar fe, estuve tres semanas hablando de lo mismo. Da igual que seamos vendedores o desarrolladores, españoles o americanos, javeros o neteros, pro Windows o linuxeros. Lo que no se nos debe olvidar es que nos une la misma pasión: la tecnología.

3 comentarios en “Mi oso de la casa azul”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *