Adiós Embarcadero, adiós

No es muy conocido que yo he trabajado en la filial española de la empresa Embarcadero, dueña de Delphi y C++ Builder, dos productos que fueron lo más pero que ya no lo son, opinión personal, por supuesto.

Yo dejé la empresa para irme a trabajar a Holanda, y no me arrepiento. El mismo día en el que dije que me iba, nos comunicaron que Idera, una pequeña empresa de bases de datos, había comprado a Embarcadero. Tan solo hubo dos horas entre el momento en que oficialmente pedí la baja voluntaria y el que anunciaron la compra. Para nosotros fue como si un lenguado se hubiera comido una ballena, porque aparentemente Idera era una empresa chiquita comiéndose a una empresa mucho mayor, pero claro, detrás están los grupos de inversión que son los que realmente hacen estas operaciones.

Personalmente he vivido dos compras de este tipo trabajando en empresas grandes, y ninguna fue traumática en exceso para los empleados como yo. Me refiero a que, pese al cambio de jefes, a los currantes poco nos cambió la cosa si no es algún que otro cambio en las reglas de funcionamiento interno…

Pero aquí parece que la cosa se presenta mucho más diferente. Básicamente, parece ser que Idera está echando a la calle a todas las divisiones de Embarcadero en todo el mundo. Un recorte a lo Microsoft, pero mucho más drástico. Al menos es lo que se deja entrever en la entrada del amigo José León, jefazo de la filial española y que él mismo cuenta cómo llegó a serlo.

Para que os hagáis una idea, Embarcadero ha mantenido a lo largo de todo el mundo “pequeños” grupos de trabajo, encargados de distintas partes de sus productos. Sin ir más lejos, en la filial de Elche, una de las que cierran y en la que yo estuve trabajando, se hace parte del producto de Delphi, C++ Builder y DbPower Studio, que era donde yo estaba. Había más grupos, si no recuerdo mal, en Polonia, Rusia…

Parece ser que todos esos grupos están siendo cerrados a golpe de ERE. Lo que es triste, aunque también es algo que se veía venir dado el devenir de Embarcadero porque, por ejemplo, o abandoné C++ Builder asqueado de los bugs y problemas que presentaba, aparte de las restricciones en la activación del producto…

También parece ser que yo dejé de usarlo justo cuando empezó a desarrollarse en España, y por lo que he visto desde dentro, la calidad ha mejorado sensiblemente, pero parece ser que no justifica dos versiones por año que ponen el precio de la herramienta por encima de las posibilidades del usuario medio, máxime cuando en estos momentos Visual Sutdio + Xamarin son gratuitos para ese mismo tipo de usuario.

Tampoco es que Xamarin sea la panacea, las pocas veces que lo he usado he terminado hasta los cojones del producto por su baja calidad, pero es una alternativa al mismo nivel de sencillez que Delphi, así que no llueven buenos tiempos para estos productos, porque si cierran los centros de desarrollo… ¿quién va a continuar con las nuevas versiones?

¿Se van a hacer en Estados Unidos, a 100K/año el desarrollador cuando en España está a cuatro veces menos? ¿Van a contratar de nuevo a Helsberg? ¿Nos ha engañado José León y resulta que no es un súper-developer, sino que es el mayor genio que ha parido madre y va a seguir él solo con el producto? ¿Ha inventado alguien una IA programadora capaz de construir todo eso sin necesidad de personas?

No, lo que creo, tristemente, es que Delphi, C++Builder y quizás los productos de bases de datos se van al garete, sustituidos por los de Idera, que os aseguro no le llegan a la suela de los zapatos.

En fin, es lo que hay. El VHS le ganó al 2000 y al Beta, y no por ser mejor producto o tecnología.

RIP, Delphi.

RIP, C++ Builder.

2 comentarios en “Adiós Embarcadero, adiós”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *