HanLin V3 vs Gen3 vs iLiad

Tras la introducción de rigor sobre el HanLin, en esta entrada vais a encontrar una comparativa real, no basada en ningún tipo de afán comercial ni partidista, sino simplemente personal, dictada por la propia experiencia utilizando los tres aparatos de forma más o menos regular. En una futura entrada describiré cómo crear contenidos personalizados para los tres aparatos.

HanLin V3

El HanLin es un producto de la casa Jinke (parece que son chinos), y es el fruto final de varias versiones de lectores de libros electrónicos, no todos ellos construidos con eInk. Esta versión cuenta con pantalla del tipo Vizplex que se supone es más rápida y de mejor calidad que la normal o antigua (luego veremos cómo pienso que no es así). Tiene una pantalla de 600×800 del mismo tamaño que la del Gen3, ejecuta un Linux como sistema operativo y soporta los formatos PDF, DOC, WOLF, MP3, HTML, TXT, CHM, FB2, Djvu, PNG, TIFF, GIF, BMP y JPG; creo que es el aparato que más formatos de texto diferentes soporta (léase: texto), aunque al final viene a ser lo mismo que si no pudiera trabajar con tantos ya que la funcionalidad de algunos es meramente testimonial.

Por ejemplo, el formato WOLF es una chorrada inventada por el fabricante como formato nativo que no sirve para nada, ya que parece que simplemente son pantallas bitmap almacenadas una detrás de otra.

Lo interesante de este lector es que puede leer CHM (los archivos de ayuda de Windows y en el que vienen muchos libros técnicos electrónicos) y, sobre todo, FB2, que es un formato bastante decente basado en XML comprimido inventado por un ruso. Si el iLiad tiene PDF como formato nativo, el GEN3 el Mobipocket, en el HanLin el formato preferido debería ser FB2…

Como nota curiosa, no soporta Mobipocket ni de lejos; recuerdo que cuando compré el Gen3 me decidí por él en lugar de por éste porque no soportaba dicho formato, y yo tengo bastantes libros comprados bajo PRC. Considero que es una falta imperdonable, sólo medio satisfecha por el hecho de disponer del FB2…

No es táctil, pero trae bastantes teclas, entre ellas los números del 0 al 9 (dispuestos como si fueran del 1 al 10), algunas de ellas son multifunción (dependiendo de qué estemos haciendo tendrán una funcionalidad u otra), y tiene la ventaja de que se puede pasar página tanto con la mano derecha como con la izquierda. Cuenta con una especie de “menú inicio” al estilo Windows (muy, pero que muy simplificado), y todas las opciones traen asociado un número, que mapea directamente sobre el teclado, de forma que correr por los menús es bastante rápido.

Como siempre, el tema de la batería es el que más amollas levanta, aunque creo que en este caso la realidad está más cercana a lo que anuncian: tras dos días completos de encender, apagar, sacar y meter la SD (no piensen mal), jugar con las opciones, etc, sólo se ha agotado ¼ de la batería. Considerando que ésta está en su primera carga…

El paquete, comprado en Apolo XXI (por cierto, comprado un jueves, el viernes me pusieron un correo indicando que había salido por Seur, y el lunes lo recibí), trae, aparte del aparato en sí, unos auriculares, una funda bastante funcional que parece ser piel sintética, una bolsilla con dos tornillos extra para la tapa de la batería (todo un detalle), un destornillador para poner y quitar la batería, y el cargador. También trae una SD de 1GB (junto a un adaptador USB a SD) con 100 libros en castellano en varios formatos. Teniendo en cuenta que el aparato vale en la web del fabricante 300 dólares, añade transporte y quizás aduanas, el hecho de que no trae ni SD ni funda, el pagar 315 euros con portes incluidos no resulta, ni de lejos, tan caro.

Comparando, que es gerundio

Duración de la batería: parece ser que el HanLin es el que mayor duración tiene, luego viene el Gen3 y finalmente el iLiad, cuya duración es casi risible (parecida a la de mi PDA, una Dell Axim x51v). Con el Gen3, yo al menos necesito recargar cada tres o cuatro novelas de tamaño medio. Con el iLiad, pues a veces no puedo leer una por completo, y el HanLin, de momento, no lo he cargado, aunque por lo que veo, su duración es similar o superior a la del Gen3.

El HanLin tiene una ventaja sobre los otros dos: su batería es estándar, pertenece a un par de modelos de Nokia, por lo que cuando se estropee las posibilidades de sustitución de la misma son, en teoría, mejores. Y digo en teoría porque lo mismo cuando vayamos a comprarle una batería éstas ya estén descatalogadas… Al único que no se le puede extraer la batería de forma sencilla es al iLiad, que está cerrado con unos minúsculos torx. En los otros dos existe una tapilla cogida con un tornillo.

El tiempo de carga del Gen3 es absurdamente largo, el del iLiad es más o menos de tres horas. Desconozco el del HanLin, pero según la documentación la duración es similar a la del iLiad.

Peso: Por un estilo. El HanLin parece algo más pesado que el Gen3, y aquí no puedo compararlo con el iLiad porque éste es mucho mayor, aunque no existe mucha diferencia entre los tres. Me refiero a la relación relativa de peso cuando estás leyendo (en la que también interviene la ergonomía), no a su peso real.

Calidad de pantalla. Depende del visor que estemos utilizando. Tanto el HanLin como el Gen3 tienen 4 tonos de grises, el iLiad, 16, por lo que las cosas en color se ven mucho, pero que mucho mejor en éste último.

Pese a no ser Vizplex, el iLiad presenta una mayor calidad a la hora de presentar el texto, con bordes más suavizados y una mayor nitidez. Le sigue el Gen3, y el peor de todos es el HanLin. No tiene nada que ver con el tamaño de la fuente, ya que el iLiad presenta con una calidad acojonante las fuentes pequeñas, sean del tipo que sean. Sin embargo, el HanLin muestra algunas fuentes sensiblemente mejor que otras, mientras que el Gen3 difumina un poco algunas fuentes pequeñas. Es un tema un poco delicado, ya que también depende del formato de documento y la fuente contenida. También es un poco chorra, ya que en todos los casos cumplen sobradamente con su función, pero ciertamente si colocas uno al lado del otro enseguida ves la diferencia.

Velocidad de la pantalla. Pues depende del formato, pero para el mejor formato de cada uno de ellos la velocidad es aproximadamente la misma. Quizás el HanLin sea algo más lento, pero de forma casi indetectable.

Y aquí es cuando explico lo del Vizplex. Oficialmente se dice que este tipo de pantallas se ven mejor y son más rápidas que las antiguas. Ciertamente tienen un menor reflejo, pero sin embargo yo veo una especie de granillo (al estilo de la pulpa de los periódicos) que en las antiguas no se ve. La única ventaja real (quitando lo del brillo, que muy bien podría deberse a que el iLiad tiene encima el táctil) es que al parecer el Vizplex puede cambiar una parte de la pantalla sin problemas (es un decir, porque hacer eso va degradando la nitidez), por lo demás para mí la nueva es incluso peor que la vieja, ya que tiene menos tonos de gris.

Ergonomía. El HanLin sin lugar a dudas. Tiene más botones con más funcionalidades, se puede pasar página tanto con la mano derecha como con la izquierda, son muy fáciles de presionar (no como los del Gen3, que hay que tratarlas a martillazos), y la carcasa trae unas rugosidades parecidas a las del iLiad, que hacen que se pueda sujetar con más firmeza. El Gen3 recoge la mierda como un atractor, el iLiad algo menos y el HanLin ni siquiera se queda manchado por la grasilla de los dedos (mientras que el Gen3 rápidamente toma un aspecto de “cosa sobada” que hace que sientas vergüenza ajena).

El iLiad es táctil, y eso es una ventaja enorme, disminuida por la absurda y desesperante velocidad que tiene cuando estás toqueteando las opciones.

El Hanlin es para ambidextros, el Gen3 sólo permite pasas página con la derecha y el iLiad con la izquierda. La ventaja del HanLin es evidente: cuando se te canse una mano, lo coges con la otra, y si lees en la cama, puedes tumbarte a ambos lados. Los botones para pasar página del Gen3 son absurdamente duros (yo suelo pasar página con un pedazo de pinza de madera), y el del iLiad (que es una tira larga que actúa como un balancín) es tan suave que a veces toma la segunda funcionalidad (pulsación sostenida) y te pasa 10 páginas de un tirón.

En los tres el acceso al cargador y los cascos es, sencillamente, una mierda. En todos es por abajo, con lo que no te lo puedes apoyar en el pecho o la barriga para leer y el iLiad encima cuenta con un absurdo pinganillo de cuarto de quilo bastante…, bueno, digamos que absurdo. Tanto el HanLin como el iLiad se pueden usar mientras se están cargando. El Gen3 no.

El Gen3 tiene la mayoría de sus botones en el canto… y a veces los tocas sin querer (y estos están blanditos, en contra del de pasar páginas). El de encendido del Hanlin (situado arriba) está escondido y es bastante difícil de presionar accidentalmente, mientras que es muy fácil apagar el Gen3 accidentalmente. El iLiad trae un pulsador desplazable para encender y apagar, y también es enormemente difícil pulsarlo sin querer.

Fundas. Aquí hablo de las que vienen con el producto o son las oficiales.

El iLiad trae una especie de saca de tela con un tirante para colgarlo del hombro y con un lado endurecido para que pongamos la pantalla hacia él. Sólo sirve para guardarlo, y para leer hay que sacarlo.

El Gen3 trae una funda que dice ser de cuero y es de polipiel sintética (que es casi idéntica al cuero, con el tiempo se descascarilla igual, etc.) con unas terminaciones bastante toscas allí donde han querido tapar las costuras hechas de forma chapucera (como el agujero para el botón de pasar páginas)… Es muy gruesa y mullida, pero si ya es difícil de pasar página sin ella, con ella todavía cuesta más, ya que al ser tan gruesa el botón queda demasiado oculto y o bien tienes que apretar con la uña (con lo que marcarás el borde plateado del botón) o usar un pedazo de pinza de la ropa como hago yo. Si no utilizas algún complemento, terminarás con dolor de dedo y/o uña de la fuerza que tienes que hacer.

La del HanLin es la más funcional. No dice que sea de cuero, y no lo es, pero es mucho más blanda y fácil de llevar hacia atrás la tapa que con la del Gen3 (y sin embargo conserva la dureza cuando está cerrada). El aparato va sujeto mediante una grapa metálica forrada de tela (un poco chapucero), pero tiene la ventaja de que no tapa para nada el frontal del aparato y por tanto es casi como si no estuviera; la desventaja es que es un poco difícil de quitar y poner y si no estás al loro el aparato se puede desplazar hacia la izquierda y medio salirse de la misma.

El acceso al puerto USB y cascos en el Gen3 con la funda puesta es toda una odisea, y la mejor forma de abrir la tapa es sacándolo de la funda, con lo que al final terminas apretando sin querer todos los botones laterales del mismo. El HanLin trae una pestaña que hace que abrir la tapa sea trivial.

Tiempo de encendido. El peor de todos es el del iLiad. Luego le sigue el Gen3, y el más corto de todos es el del HanLin, que encima tiene un apagado de espera que según dicen por MobileRead no gasta la batería… Además, el HanLin, si está en standby y metemos una SD, se enciende solo.

UI. Para gustos, los colores. Por funcionalidad, la mejor es la del HanLin, que trabaja en conjunción con los botones numéricos y opera con directorios, seguida de la del iLiad, que también soporta directorios pero tiene una funcionalidad un poco más abstrusa, frente al Gen3 que sólo presenta de forma secuencial los libros, estén donde estén. El HanLin presenta 8 títulos por pantalla, el iLiad 6 y el Gen3 tiene tres formatos: 5, 10 ó 20, aunque esta última es casi inusable, ya que no tiene sitio para mostrar casi nada.

Desde mi punto de vista, todos carecen de funcionalidad, tienen muy pocas opciones configurables pero en general sirven para su propósito: leer. Pensemos que un libro en papel trae menos configuración.

Actualizaciones. Aquí los tres pecan de lo mismo: pocas. El peor de todos es el iLiad, que pese a traer soporte para audio, el software original no está preparado para tocar música (y menos mal, ya que si encima lo ponemos a sonar no sé cuánto duraría la batería). Lleva varios meses sin actualizarse, y la última versión es la 2.12. Todavía está verde en cuanto al soporte de Mobipocket, ya hemos dicho que no soporta audio, pero en general lo que funciona, funciona.

El Gen3 va por la 1.1, y todavía no puede borrar ficheros (no creo yo que sea demasiado difícil de añadir), y en general el Mobipocket funciona, pero el PDF suele colgarse o reiniciar el aparato bastante a menudo.

Tanto el Gen3 como el HanLin se actualizan de forma oficial desde la SD, el iLiad es necesario conectarlo al servidor del fabricante lo que es un poco delicado, porque cuando falte éste se acabó lo que se daba. (Pero tiene una opción no oficial de actualización mediante Compact Flash).

El que más actualizaciones trae es el HanLin, que va por la 1.27 y con cada nueva actualización trae más cosas y funcionalidad. También se pueden cambiar opciones de forma muy curiosa: pones en la SD unos ficheros, te vas al menú y aprietas la tecla adecuada y, por ejemplo, has cambiado la fuente del sistema o las pantallas de encendido y apagado.

Modificación. Los tres ejecutan Linux como sistema operativo, por lo que en teoría a los tres se les podría meter mano, aunque no es así.

El iLiad es el que más facilidad tiene para el homebrew, de hecho incluso han añadido cosas de las versiones hechas por la comunidad a las versiones oficiales. Es tremendamente sencillo de añadirle cosas: solicitas vía web la opción de desarrollo, actualizas y listo. Ahora podrás ver y lanzar programas desde la SD, la CF o el USB. De hecho, existe una amplia comunidad de desarrolladores para el aparato. Existe software de agenda, de ajedrez, para tocar música, para ver otros formatos, sustitutos de los visores por defecto, etc.

El siguiente es el HanLin, que teóricamente tiene un SDK (que me he bajado) pero que nadie sabe cómo usar y el fabricante no responde a los mensajes… Actualización (18/07/2008): Mirando por aquí y por allí resulta que el HanLin no tiene homebrew… ¡tiene todo un sistema operativo realizado por la comunidad! Podéis echarle un vistazo aquí, aunque yo me esperaría un poquito ya que de momento están preprando modificaciones al kernel y a las librerías necesarias para tener el sistema en marcha. Además, de momento sólo es compatible con la versión de 64 MB, no la más moderna que se está vendiendo ahora.

El Gen3 está violando la GPL, ya que no ha expuesto el código fuente. Se escuda en que es el fabricante del hardware el que no le da el código (yo creo que es mentira), y su Shell, el Boo reader, también viola la GPL porque está enlazado estáticamente con bibliotecas GPL… El tema está candente y creo que lo han denunciado a la FSF; las investigaciones van lentas ya que la gente está esperando la apertura del código… aunque de momento ya se conoce al fabricante y el modelo de la placa que lleva.

PDF. Este formato está soportado por los tres aparatos. En el que mejor funciona de todos es en el iLiad, que hace un trato exquisito del mismo, pese a las pocas opciones que trae, y es el formato que yo llamo “nativo” para el iLiad. Lo muestra casi todo, no suele colgarse ni reiniciarse, aunque a veces es demasiado lento con ficheros complejos (léase Scientífic Amercian y en general cualquier cosa que lleve muchos gráficos). El renderizado de las fuentes es exquisito, aunque la forma apaisada deja el pasador de página arriba, con la dificultad inherente cuando queramos avanzar o retroceder una. Trae un paginador abajo del todo, por el que podemos desplazarnos de forma rápida.

El HanLin tiene un bug escandaloso en este formato (y que encima está sin solucionar desde el principio): separa las palabras como si fueran palabras diferentes, lo que resulta bastante turbador cuando estás leyendo. Además, como pases varias hojas de golpe (pulsación lenta de la tecla de avanzar página), la pantalla se corrompe. No trae paginador, y la única forma de ver por dónde vas es abriendo el menú. Desde mi punto de vista, el PDF es inservible en este aparato, ya que aparte de lo dicho, sólo puede hacer un zoom sobre el texto y verlo de forma apaisada.

El Gen3 también trata de forma exquisita el renderizado de las fuentes, pero como el PDF traiga alguna imagen, termina reiniciándose o colgándose…

Ninguno de los tres soporta el modo reflow, y es absurdo que no lo hagan, ya que mi PDA sí que lo tiene…

Mobipocket. El HanLin no soporta este formato. Es el nativo para el Gen3, que hace un uso exquisito tanto del renderizado como de las opciones (fuentes, tamaños, autoscroll, etc). Su apertura es casi instantánea, rápido como él solo. Trae una barra de desplazamiento que indica más o menos por dónde vas en la lectura. Lo que echo de menos es que no permita un interlineado inferior al 100% para que quepa más texto en una página. Funcionan los diccionarios, pero es toda una odisea seleccionar la palabra, ya que te tienes que mover con las teclas del cursor.

El iLiad, aunque soporta este formato, lo hace de una forma tan chapucera que apenas resulta útil. Tarda más de un segundo a pasar página, una infinidad a cargarse y carece de opción alguna salvo el tamaño de la fuente… Aunque podemos seleccionar una palabra de forma directa con el táctil para verla en el diccionario, el funcionamiento de éste es tan lento que resulta, a mi modo de ver, inservible.

TXT, HTML. El visor para éstos en el iLiad es el mismo que para el Mobipocket: inservible.

El Gen3 visualiza estos formatos con el mismo visor que el Mobipocket, por lo tanto su tratamiento es exquisito y trae las mismas opciones, aunque a veces se me ha colgado alguna vez con el HTML.

El HanLin los visualiza bastante bien siempre y cuando el HTML no esté muy sucio, pero incluso presenta adecuadamente bien el HTML generado con Word, que no es precisamente una belleza. Trae una fuente por defecto bastante fea, pero que se puede cambiar de la forma descrita más arriba, pero apenas trae otra opción que no sea el zoom o el modo apaisado.

RTF, DOC, WOLF. Sólo los soporta el HanLin, y el funcionamiento es igual que con el TXT y HTML. Del WOLF mejor no hablar, parece que es una secuencia de bitmaps encadenados con ninguna opción.

FB2, CHM. Es el nativo para el HanLin y el que más opciones tiene. Aunque el renderizado de las fuentes no es el óptimo, tampoco está mal. Se puede cambiar su funcionamiento colocando una carpeta llamada crengine en la SD y poniendo dentro un fichero XML con las nuevas opciones y fuentes (ya explicaré cómo hacerlo en alguna entrada futura). El contenido se puede generar con el Book Designer, un software ruso bastante bueno y gratuito para la creación de eBooks. El único inconveniente es que la apertura de este formato en el HanLin es un poco lenta.

Al iLiad se le puede añadir estos formatos, pero funciona tan lento (hasta tres segundos o más para pasar página), que es inusable.

Resumiendo

Bueno, si has llegado aquí es que te interesa de verdad el tema. Habrás visto que más que elegir un modelo por sus características intrínsecas, lo mejor es que primero pensemos qué formato vamos a leer con mayor asiduidad y luego elegiremos el aparato de acuerdo a ello.

Si nuestra decisión es el Mobipocket, el Gen3 sin duda, pese a estar violando la GPL. Si nos decidimos por el PDF, la mejor opción es el iLiad, aunque si sólo vamos a tratar con texto y no necesitamos una pantalla grande, el Gen3, pese a sus cuelgues, tampoco está mal. Con el iLiad podremos ver A4… no muy fácilmente pero lo veremos. Con los demás es casi imposible.

Finalmente elegiremos el HanLin si nos gusta el FB2 (que es un formato un poco desconocido), o si queremos disfrutar de la mejor ergonomía posible (que no es poco). También es una buena opción si necesitamos ver cosas en DOC y RTF (de hecho, la única opción), así como TXT.

14 comentarios sobre “HanLin V3 vs Gen3 vs iLiad”

  1. Ayer mismo me llegó el “Hanlin”:

    http://www.juanjonavarro.com/masquecodigo/2008/08/13/papyre-libro-electronico

    En realidad me compré el Papyre, que es la versión “española” del Hanlin. Desconozco si a nivel de software hay alguna diferencia con tu Hanlin o si traé la última versión (me enteraré). Por 299€, creo que el precio salía mejor que donde lo has comprado (también trae la funda y la tarjeta de 1Gb, esta con 400 libros en castellano).

    Poco te puedo decir de él, ya que apenas lo he trasteado. Me guardo este artículo para releerlo con calma y espero ansioso cualquier otro que escribas con información adicional (tengo que investigar eso de personalizarlo).

    Desde luego, para mi, que nunca había tenido uno de estos en las manos y solía leer en una Palm, la diferencia de lectura es espectacular 🙂

    Por cierto: Creo que no me ha pasado el bug del PDF pasando varias páginas de golpe. ¿Vendrá con una versión del software que tiene solucionado este problema?

    Otra más: ¿Cómo es esa forma de ponerlo en stand-by? Yo por ahora lo dejo siempre encendido (me dijeron que si no pasas página no gasta bateria).

  2. Juanjo, ¿qué tal? Cuánto tiempo sin comunicarnos, je je.

    Efectivamente, en HanLin y el Papyre son exactamente el mismo aparato. Quizás le hayan cambiado la pantalla de boot. Mi recomendación es que pases por http://www.jinke.com.cn/…/update.asp y actualices a la versión 1.27, que añade soporte para LIT y PPT (no los he probado).

    Lo del Bug del PDF sólo pasa con algunos ficheros y no siempre, y a veces solo pasando una página empieza a desalinear el texto y a no mostrarlo a pantalla completa…

    El HanLin tiene dos modos de apagado: si mantienes apretado el botón más de dos segundos, se apaga del todo (con lo que su consumo energético es cero), pero si lo pulsas menos de un segundo, se queda en standby, mostrando una franja diciéndote que para despertarlo sólo tienes que vovler a pulsar el botón y retorna instantáneamente a la vida.

    Lo de que no gastan si no pasas página es una falacia mantenida por todos los fabricantes de aparatos: lo que quieren decir es que el mantenimiento de la pantalla no gasta, pero en todos el micro está corriendo y la memoria haciendo refrescos. En general bajan la frecuencia y los refrescos, pero por ejemplo el iLiad no tiene modo de suspensión… pero permanece atento, que voy a poner una entrada en el blog sobre el tema…

    Ah, y gracias por tu anuncio. 🙂

  3. Rafa, lo de pulsar el botón durante un segundo para ponerlo en stand-by ya lo había visto, pero pensaba que sólo bloqueaba el teclado, no sabía que consumía menos.

    En cuanto al consumo, ya imaginaba que algo debía consumir puesto que el micro sigue funcionando. Pero lo que dicen es que no consume la pantalla, que es una de las cosas que más consumen en una PDA. Yo esto lo he comprobado. He quitado la batería y la pantalla no “se apaga”.

    Por cierto, estoy intentando ver el tema de las actualizaciones de software, pero la primera que he probado (una oficial del fabricante Papyre) no me ha funcionado. El aparato se queda “comprobando la actualización” y se cuelga ahí. Estoy intentando bajar la actualización que tú comentas del Hanlin, a ver si esta va. Pero el servidor es extremadamente lento con la descarga.

    Un saludo.

  4. Juanjo, lo del standby lo leí en MobileRead de alguien que lo había comprobado y otros lo han confirmado, así de que debe ser cierto. Yo con la primera carga, dejándolo en standby, todavía estoy a 3/4 de batería.

    También comprobarás lo de la pantalla… cuando se te cuelgue, je je. A mi ayer se me colgó leyendo Pensdad en Flebas en FB2… pero no es muy habitual, por lo menos en el iLiad. El Gen3 sí que se me cuelga o reinicia muy a menudo con los pdf.

  5. Rafael,

    Muy interesante tu comparativa. Hace un mes aproximadamente que tengo un Hanlin (Papyre) y en general estoy bastante contento.

    Solo hay una cosa con la que no estoy del todo de acuerdo y es en el formato Wolf, yo tengo bastantes libros en .rtf, en este formato tenia algunas dificultades para leerlo correctamente, por lo que me descargue el sofware que lo tranforma a Wolf (del fabricante) y en este formato se adapta perfectamente al dispositivo, ademas es bastante simple y cualquier usuario independientemente del nivel tecnico que tenga puede usarlo sin problemas.

    Saludos, seguire atento a nuevas entradas.

    David

  6. David, pero se trata de poder personalizar a nuestro gusto los textos.

    Efectivamente, el formato Wolf es muy sencillo: por eso no me gusta. A mi me gusta leer con fuentes como verdana o arial, que las líneas estén lo más juntas posible para tener que pasar el menor número de páginas (no por el consumo de energía, sino por la interrupción en la lectura), incluso la posibilidad de mostrar el texto a doble columna para poder leerlo de una pasada de arriba a abajo… etc.

  7. Buff! Vaya tocho te has tirado.
    Este es un tema que también me interesa bastante, ya que creo que es la última frontera que nos queda por cruzar.
    Por mi parte, estoy esperando un lector que permita tomar notas y marcar secciones de un libro a traves de una pantalla táctil.
    Ya sé que el Rex iRiad lo permite, pero son 600 pavos que no me pienso gastar.
    Saludos

  8. Los libros electrónicos están proliferando y se están convirtiendo en aparatos realmente útiles, tanto por la duración de la batería, la gran variedad de formatos soportados, y sobre todo por sus pantallas de alto contraste, que permiten utilizarlos sin

  9. Hola, el articulo es muy bueno pero tengo que puntualizar que, pese a lo que se dice, el tratamiento del ILIAD de los ficheros TXT es casi perfecto (de hecho es el que uso casi siempre) la unica pega que puede tener es que a veces no separa bien los parrafos y puede despistarte en ocasiones cuando cambies de capitulo. Por lo demas el visualizado es perfecto, la carga de paginas rapida y puedes ajustar el tamaño de la fuente a tu gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *