Hola a todos.

Este fin de semana he estado en Fuengirola (Málaga) en el Community Day 2011 gracias a la invitación de Microsoft. La verdad es que la invitación fue una gran sorpresa la invitación, más aún cuando apenas (o nada) conocía el evento. Es por eso, que mi visión del evento es la de un auténtico novato que fue a aprender.

 

En un principio, fui con una idea (equivocada) del evento. Creía que sería una reunión más de informáticos en las que primarían los juegos en red y demás cosas frikys que asumimos gustosamente pero, nada más lejos de la realidad. Desde el primer minuto en el hotel, y mientras esperaba la llegada de mi compañero y MVP de SharePoint Alberto Díaz Martín, me llevé una sorpresa al ver que las conversaciones eran acerca de tendencias, opiniones sobre plataformas o tecnologías, sharing de conocimientos,… y el ambiente era más familiar de lo que hubiese podido imaginar. La primera impresión, la que cuenta, fue muy buena y dio paso a un fin de semana sublime.

 

El viernes me sirvió para entrar en contacto con el grupo de usuarios de SharePoint (SUGES) y, así poder conocer en persona a sus integrantes. Me tengo que quitar el sombrero con ellos. Fue un día muy intenso con muchas charlas interesantes, de las que aprendí mucho y que me despertaron el ánimo de la curiosidad. Ya por la noche, pude ver el bautizo de MVP’s de primer año mediante una tradición muy divertida que debería permanecer siempre.

 

El sábado pasamos a lo práctico con el Hack-A-Thon. Algunas instrucciones y a programar y diseñar! Se vieron situaciones muy curiosas como dos personas a las que se les ocurrió la misma idea, gente pidiendo alguna, … pero sobre todo, el ambiente era distendido, divertido y se podía apreciar cómo la gente disfrutaba muchísimo de esta parte del Community Day. Todo esto me permitió conocer a otros asistentes de Bilbao, Barcelona y, sobre todo, a un compatriota chicharrero Josué Yeray con el que pasamos un rato más que agradable y cuya conversación era muy enriquecedora.

 

Ya el domingo me tocó presentar en público la aplicación en la que colaboré con Alberto Díaz Martín, compitiendo así con otras 26 aplicaciones más por uno de los 4 Nokia Lumia que se sorteaban. Lamentablemente, no pudimos ser ganadores pero, la experiencia que vivimos valió la pena.

 

En resumen, un gran fin de semana que me gustaría repetir todos los años porque merece la pena, no sólo por lo aprendido, sino también por lo compartido y, sobre todo, por la gente que conocí.

Finalmente, sólo me queda dar las gracias a Microsoft y a los organizadores del evento por invitarme y a todas las personas que conocí por hacerme pasar un fin de semana tan bueno.