Experiencias en la implantación de metodologías ágiles con Visual Studio Team System

Cuando Microsoft lanzo Visual Studio Team System hace unos cuatro años, muchos desarrolladores vimos como se cumplían nuestras expectativas de lograr que Visual Studio se convirtiese en una herramienta al servicio de los equipos de trabajo y no solo al servicio de los desarrolladores. Además personalmente vi colmada otra expectativa, contar con una herramienta en entornos Microsoft que acercase las metodologías a los equipos de desarrollo, con independencia de la metodología elegida y del tamaño del equipo de desarrollo. En estos cuatro años he participado en multitud de proyectos de implantación de Team System, y Team System y las metodologías ágiles forman parte de mí día a día como desarrollador. En este artículo pretendo compartir lo aprendido sobre la implantación de metodologías ágiles con Team System, las dificultades encontradas, como las hemos abordado y que resultados hemos obtenido.

¿Por qué metodologías ágiles?

En Team System cuando creamos un nuevo proyecto en nuestro Team Foundation Server, la primera elección que debemos hacer y sin duda una de las más importante para el futuro de nuestros proyectos será la metodología que queremos usar. Las opciones son variadas y cada vez lo serán más, pues cada poco tiempo aparecen nuevas plantillas metodologías que podemos instalar en nuestro Team Foundation Server. No me voy a extender mucho en este punto, más siendo que en este mismo número podéis encontrar información sobre este tema. Simplemente me gustaría recalcar la importancia de que esta elección sea fundamentada y basada en el conocimiento de varias metodologías.

Dicho esto, ¿por qué elijo metodologías ágiles en la mayoría de las ocasiones? El motivo es uno solo: economía de recursos. En la mayoría de las ocasiones, lo equipos que implantan Team System tiene un conocimiento más o menos profundo de la herramienta y una fuerte predisposición para usarla, pero es raro que la motivación principal sea implantar una metodología. En esta situación es evidente que un enfoque de menos a más es el adecuado. Yo siempre digo que las metodologías se ganan como las contrarreloj en ciclismo: yendo de menos a más. Es muy difícil saber qué ‘cantidad de metodología’ necesita un proyecto, un equipo y una empresa. Poder ir de menos a más, añadir paulatinamente elementos hasta lograr el equilibrio justo entre tener un ciclo de vida gestionado y coste de mantenimiento del proceso y evitar que un exceso de burocracia asesine la adopción de la metodología es el vital. Las metodologías ágiles permite esto precisamente. Otras metodologías imponen ya de entrada unos costes de implantación y de mantenimiento que no todos los proyectos, equipos o empresas necesitan o pueden asumir. Mantenerse ágil es utilizar el mínimo de elementos metodológicos que eligiendo aquellos que más valor aportan al equipo de desarrollo.

Otro aspecto que me preocupa particularmente a la hora de elegir una metodología es que el desarrollador la perciba como algo familiar, que le puede ayudar en su trabajo diario. Los desarrolladores tienden a pensar en las metodologías ágiles de manera más amistosa mientras que ven otro tipo de metodologías como una imposición de más burocracia. No digo que esta percepción sea siempre correcta, pero sí que es cierto que contar con el apoyo y la comprensión de los desarrolladores es vital a la hora lograr implantar con éxito una metodología. El motivo es simple: ¡los desarrolladores son los más numerosos de todo los roles implicados en un proyecto!

Más adelante hablaré de las buenas prácticas, aspecto clave para tener un ciclo de vida sano. La metodología es el pegamento que une esas buenas prácticas y que permite gestionar el proceso de desarrollo de principio a fin, iteración tras iteración. Señalar que Scrum y MSF Agile son las opciones más frecuentemente elegidas en las implantaciones de Team System utilizando metodologías ágiles.

Las buenas prácticas: claves para el éxito

Durante el tiempo que llevo trabajando con Team System he visto equipos brillar con diferentes metodologías, ágiles y no. Pensando en esto he llegado a una conclusión clara. Todos esos equipos tenían algo en común: habían elegido una serie de buenas prácticas, no siempre las mismas, y las habían incorporado al día a día de su ciclo de vida en el marco de una metodología. Además, todos esos equipos habían utilizado inteligentemente las posibilidades que Team System nos brinda a la hora de adoptarlas. Si importante es adoptar buenas prácticas, igualmente importante es apoyar esta adopción en una herramienta que facilite la vida la vida del desarrollador. Toda práctica que queramos introducir en nuestro ciclo de vida va a encontrar una resistencia inicial por parte del equipo, utilizar una herramienta natural para el programador es vital. Team System permite a los desarrolladores realizar todas las actividades relacionadas con el seguimiento del proyecto y la puesta en marcha de buenas prácticas desde el entorno que más natural les resulta, su herramienta de desarrollo, Visual Studio.

Además de usar una herramienta que facilite la adopción de buenas prácticas, seleccionar qué buenas prácticas queremos incorporar a nuestro proceso de desarrollo es una cuestión que exige atención.

El difícil problema de la gestión de proyectos

Gestionar proyectos de software es una tarea difícil. Son muchos los aspectos relevantes y muchas las personas implicadas. Entre los aspectos relevantes podríamos citar una infinidad de ellos: las herramientas, los procesos, la gestión del riesgo, la involucración del cliente, la gestión de la configuración, la calidad, el retorno de la inversión, así, una larguísima relación de cuestiones relevantes. La dificultad está en elegir en cuales de estos aspectos vamos a centrar nuestros esfuerzos en primera instancia. Además, para más inri, ni siquiera serán los mismos de proyecto a proyecto. Evidentemente todos estos aspectos de la gestión de proyectos presentan dificultades, sobre las que podemos actuar para obtener ciertos resultados. Tras años de participar en la implantación de proyectos he llegado a valorar algunas de estos aspectos por encima de otros en base a su rango de aplicación en el espectro posible de tipos de proyectos, sus posibilidades de éxito y los resultados obtenidos una vez puestos en funcionamiento. Comentar las dificultades, las acciones realizadas en pos de su puesta en marcha y los resultados obtenidos es lo que viene a continuación.

El equipo multidisciplinar, auto-organizado y auto-gestionado

Las metodologías ágiles abogan por formar un equipo multidisciplinar, auto-organizado y auto-gestionado. Entender y formar este tipo de equipos es difícil, pero si logramos establecer un proceso de trabajo que promociones las relaciones entre iguales y el trabajo en pos de una meta compartida y con una visión común, las ventajas son muchas. Es evidente que cuando logramos trabajar en equipo la productividad se ve impulsada de manera importante. Un equipo de cuatro es mucho más productivo que la simple suma de cuatro individuos. Desde mi punto de vista hay varios puntos clave a la hora de lograr funcionar en equipo: establecer una visión común de proyecto, fomentar la participación de todos los miembros y la participación de compartida en los resultados y sobre todo permitir que sea el equipo quien en base a estimaciones establezca sus compromisos. Un equipo que establece compromisos claros, basados en un proceso formal de estimación, de manera consensuada y solidaria y los asume como suyos se deja la piel para cumplirlos. No aparece ningún dilema moral sin embargo cuando un equipo no logra cumplir compromisos que han sido establecidos por terceros en su nombre.

La estimación explicita como base de compromisos realistas

Evidentemente para poder establecer compromisos realistas es necesario realizar un proceso formal de estimación. Estimar la magnitud del proyecto y la magnitud de las porciones de proyecto que vamos a abordar en cada iteración es vital, puesto que solo así podremos establecer compromisos realistas, alineados con la capacidad del equipo. Un equipo de desarrollo solo va a tratar de cumplir aquellos objetivos que percibe que son realistas. Es necesario aprender a estimar y estimar en cada iteración. Un primer paso es comprender que las estimaciones solo son estimaciones. Esto que, a priori, es una perogrullada, se tiende a obviar. Los involucrados en los proyectos, especialmente los roles involucrados en la gestión del proyecto y la relación del cliente, tienden a olvidar esto. Tenemos que entender que cuando un desarrollador da una estimación no conoce muchos de los aspectos que con más fuerza influirán en la duración de la tarea, como, por ejemplo, la dificultad técnica. Además estos aspectos son mucho más difíciles de ver cuanto más lejano está el punto de inicio de la tarea. Las estimaciones con estimaciones, no contratos. Cuando alguien ajeno al equipo convierte las estimaciones en contratos está realizando un acto de adivinación no de ingeniería del software. Si una estimación no nos gusta o no casa con las necesidades del proyecto solo podemos añadir recursos o recortar características para que se ajuste a nuestras necesidades. Estimar y re-estimar con frecuencia, al inicio de cada iteración y tratar las estimaciones con responsabilidad y con respeto es el camino que nos lleva a poder gestionar nuestros proyectos en base a datos objetivos. ¿Pero qué técnicas podemos usar para estimar con frecuencia y con la participación de todo el equipo de manera ágil? Las técnicas que estimación que más adopción y mejores resultados presentan, usadas en combinación, en proyectos ágiles son Wideband Delphi y Planning Poker. No entro en detalles, pero si invito al lector a visitar la sección sobre estimación de mi blog donde encontrará información suficiente sobre estas técnicas.

Asumir el cambio como una oportunidad

Otro aspecto complicado en la adopción de metodologías ágiles es que estas asumen el cambio como algo positivo, inherente a todo proyecto de desarrollo de software. El cambio se debe percibir como una oportunidad más que como un problema. Mi experiencia es que este planteamiento choca de manera frontal con el estilo de gestión clásico al que muchos hemos estado acostumbrados. Cambiar esta mentalidad es un reto claro en toda implantación de metodologías ágiles. Es necesario comprender y explicar que si bien los cambios son bienvenidos para que estos nos asesinen el proceso de desarrollo es necesario arbitrar cuando se pueden producir. Que el cambio sea una realidad en todo proyecto, que lo gestionemos como una oportunidad y que bien gestionado el cambio nos ayude a cubrir las necesidades del cliente no quiere decir que el cambio constante sea bueno. Solo durante la planificación de una iteración es posible asumir cambios y estos deben estar fundamentados en necesidades reales surgidas de nuevas oportunidades o de cambios en el entorno. La manera en la que lidiamos con los cambios es simple: Iterar, iterar, iterar y volver a iterar… en iteraciones cortas durante las cuales los cambios están congelados y planificar, planificar, planificar y volver a planificar en base a estimaciones al comienzo de cada iteración. Evidentemente contar con una herramienta que nos permita gestionar de manera ágil y cómoda la información surgida del proceso es vital. Es aquí donde Team Foundation Server nos ayuda de manera clara.

Pruebas unitarias

En todo proyecto hay una frase que se oye a menudo: ‘si funciona, no lo toques’. Esta máxima es un exponente claro de la dificultad que los desarrolladores hemos padecido a la hora de mejorar, mantener y extender nuestro código. Todos sabemos que una función con mil líneas es una mala solución, pero solo si contamos con un mecanismo que nos permita saber que si mejorarnos esa situación no romperemos nada. Este mecanismo es son las pruebas unitarias. Si bien esta capacidad para integrar cambios con facilidad es a mi modo ver la principal ventaja de las pruebas unitarias no es la única:

  • El conjunto de test unitarios proporciona constante retroalimentación de que cada uno de los componentes sigue funcionando.
  • Los test unitarios actúan como documentación que no se queda obsoleta, al contrario que otros tipos de documentación.
  • Cuando el test pasa y el código de producción es refactorizado para eliminar duplicidades, es claro que el código está terminado, y el desarrollador se puede mover a la siguiente tarea.
  • El testeo unitario fuerza un análisis y diseño explicito porque el desarrollador no puede crear código de producción sin entender realmente cuales deberían ser los resultado deseados y como probarlos.
  • El software tiende a estar mejor diseñado, esto es, menos acoplado y más fácilmente mantenible, porque el desarrollador es libre de hacer decisiones de diseño y refactorizar en cualquier momento con la confianza de que el software todavía funciona.
  • El conjunto de pruebas actúa como una red de seguridad contra regresiones en los bugs: Si se encuentra un bug, el desarrollador debe crear un test que ponga de manifiesto el bug y después modificar el código de producción para eliminar el bug. En sucesivas ejecuciones de los test, todas las correcciones de bugs son verificadas.
  • El tiempo de depuración se reduce.

La principal dificultad a la hora de adoptar las pruebas de desarrollo en nuestro ciclo de vida es asumir que se trata de una inversión no de un coste. Es evidente que implementar las pruebas unitarias tiene un coste, y que este coste solo se rentabiliza cuando hay una base de código amplia. Es necesario hacer por tanto un acto de fe y creer que las pruebas unitarias nos ayudaran de manera cada vez más importante según la base de código vaya creciendo y el software se vaya complicando. Este acto de fe, muy sencillo para los equipos que han usado pruebas unitarias con anterioridad, es más difícil si ninguno de los miembros ha usado esta técnica antes. En estas situaciones, desde la dirección del proyecto se debe lanzar un mensaje claro: las pruebas unitarias no son opcionales.

El testeo unitario se debe implementar desde la primera línea de código del proyecto para que sea totalmente exitoso. Si lo hacemos, sin un gran, esfuerzo conseguiremos reunir un conjunto de pruebas que actuarán como una red de seguridad en nuestro proyecto. Otro aspecto importante en relación a las pruebas unitarias es contar con una herramienta de desarrollo que facilite al desarrollador la escritura y la ejecución de las pruebas. Visual Studio Team System cuenta con un poderosísimo framework de pruebas unitarias y con un motón de facilidades a la hora de ejecutarlas desde dentro del propio entorno. Personalmente, si tuviese que elegir la técnica que más ha impactado en como desarrollo software en los últimos años, sin dudarlo ni un segundo, diría que es el testeo unitario y su integración en el entorno de desarrollo.

1. Testeo unitario

Testeo unitario: Visual Studio Team System permite integrar con facilidad el testeo unitario en nuestra metodología de desarrollo.

Integración frecuente y construcciones automatizadas

Una de las grandes novedades de Visual Studio Team System y Team Foundation Server es la posibilidad de crear construcciones automatizadas. Pero el simple hecho de contar con una herramienta que nos ayude en la tarea no significa que vayamos a adoptar una buena práctica. De hecho antes de Team System ya existía NAnt como herramienta de automatización de la construcción, y se trata de una gran herramienta, pero aun así pocos son los equipos de desarrollo que cuentan con la posibilidad de construir todo su proyecto con la simple ejecución de un comando, son pocos los que usan construcciones automatizadas. Conocer las ventajas que aporta las construcciones automatizadas es el único camino para que estas se popularicen y más y más equipos de desarrollo disfruten de sus bondades.

El proceso de construir el software desde las fuentes es complejo. De hecho es cada vez más complejo: elegir la fuentes adecuadas, compilarlas con las versiones adecuadas de los componentes, asegurarnos que hemos compilado la configuración adecuada (debug o release), seleccionar de la salida del proceso de compilación aquellos archivos que debemos distribuir, no olvidar incluir aquellas librerías o componentes de los que depende nuestro software y asegurarnos de que su versión es la correcta, generar los archivos de ayuda, crear la estructura de directorios que espera como entrada nuestra herramienta de generación de instaladores, ejecutar el proceso de generación del instalador… y todo esto involucrando a un buen número de personas diferentes ¿de verdad alguien cree que es posible realizar este proceso manualmente sin cometer varios errores durante el mismo?. La cruda realidad es que no es posible. Y lo que es peor, a menudo los errores cometidos en alguno de los múltiples pasos que hay que dar se detectan solo al final del proceso. El resultado: ¡una enorme pérdida de tiempo!. Y lo peor del caso es que este es un proceso que se repite muchas veces a lo largo de la vida de un proyecto. Además, para agravar aún más la situación este problema ocurre cuando menos tiempo tenemos, ¡justo cuando alguien está esperando que le entreguemos el software!.

En todo proyecto de software existe un ciclo que ser repite infinitas veces: escribir código, compilarlo, integrarlo y realizar pruebas. Contar con un proceso de construcción del software automatizado hace que este ciclo se acelere enormemente.

El principal problema que plantean las construcciones automatizadas es que exigen una inversión de tiempo para ponerlas en marcha. Configurar un proceso de construcción completo que sea capaz de desde el código fuente de nuestro software construir el software completamente hasta el instalador y además desplegarlo en un sistema de prueba es complejo. De hecho es algo que solo es abordable y rentable si se realiza de forma incremental, haciendo que el proceso de construcción crezca de manera paralela a nuestro software. En cualquier caso, a menudo, en proyectos con problemas de integración, merece la pena invertir el tiempo necesario para configurar un proceso de construcción a posteriori. El esfuerzo es grande pero a menudo no hay otro camino para zanjar de raíz los problemas de integración en los proyectos de software. Resumiendo, más vale configurar pronto el proceso automatizado de construcción que hacerlo a posteriori cuando hay problemas.

Si bien el simple hecho de poder construir nuestro software de manera automática nos proporciona claras ventajas, yendo un paso más allá y construyendo nuestro software diariamente (gracias a nuestro proceso automatizado de construcción esto es algo posible) podemos obtener ventajas añadidas. Si diariamente construimos nuestro software detectáramos rápidamente problemas de integración y corregirlos cuando los cambios que pueden ser la causa aun están frescos en nuestra memoria y por tanto nos es más fácil corregirlos. Además como parte del proceso de construcción podemos ejecutar nuestros test unitarios lo que nos proporcionará la posibilidad de detectar errores no solo relacionados con la integración. Adicionalmente, como colofón a nuestro proceso de construcción y aprovechando que nuestro proceso de construcción despliega el software construido a un entrono de pruebas podemos realizar un test de humo que asegure que el software construido tiene la calidad suficiente como para ser probado en profundidad. Este paso asegura que cualquier error relativo a la configuración del software desplegado se detecta pronto.

A menudo se pone como escusa para no realizar construcciones diarias la magnitud del proyecto: ¿Cómo vamos a construir y desplegar un software tan complejo todos los días? Precisamente cuanto mayor es el proyecto mayores son las posibilidades de sufrir problemas de integración y de calidad pues más es el código que cada día se añade. Además el hecho de que grandes proyectos como por ejemplo Firefox lo haga, demuestra que es viable y rentable. Podéis ver el estado de las construcciones diarias de Firefox (http://tinderbox.mozilla.org/showbuilds.cgi?tree=Firefox).

Métricas

Las métricas son el camino hacia una gestión explicita de proyectos, basada en datos, no en intuiciones. La gran mayoría de los gestores de proyectos creen que las métricas son un instrumento poderoso, pero la gran mayoría de los proyectos no usan métricas. Este hueco se produce por la dificultad para recolectar los datos que fundamentan estas métricas. He visto implantaciones de metodologías fallar estrepitosamente por el hecho de que los desarrolladores tenían que pelear para abrir la hoja Excel en la que se realizaba el seguimiento del proyecto para alimentar los datos, con el resultado de que ese seguimiento se abandonaba.

Si en algo ha cambiado Team System la gestión de proyectos es en la facilidad que tenemos para recolectar métricas de lo más variado sin interferir en el día a día del desarrollador, sin imponerle burocracia adicional. El desarrollador trabaja desde el entorno de desarrolla, realizando sus actividades habituales y de forma casi transparente alimenta un completísimo datawarehouse que permite que todo el equipo y los gestores del proyecto accedan a las métricas más relevantes relacionadas con la metodologías elegida.

En las metodologías ágiles, la velocidad de desarrollo entendida como el trabajo realizado frente al trabajo que hemos estimado que nos queda por hacer es la principal métrica. Utilizar la velocidad como principal métrica está fundamentada en que incrementos en este aspecto del desarrollo son síntoma claro de mejora del proceso de desarrollo. Si desarrollamos más rápido, es que desarrollamos mejor. Además es una métrica difícilmente sesgable, si para mejorar la velocidad de desarrollo sacrificamos por ejemplo la calidad, olvidándola, o el equipo, forzándole por encima de su capacidad o cualquier otro aspecto, tarde o temprano esto se verá reflejado en la velocidad. Además la velocidad es una métrica que nos permite estimar con facilidad cuando el proyecto estará concluido o que magnitud de funcionalidad se debe quedar fuera para cumplir una fecha concreta.

Implantar métricas de progreso clara, nos permite informar a partes ajenas al desarrollo de cuál es el comportamiento del proyecto de manera analítica, explícita y difícilmente rebatible. Esto hace que el resto de los afectados por un proyecto puedan actuar en fase a datos. Los comerciales no comprometen fechas imposibles, los redactores técnicos pueden planificar cuando podrán comenzar a capturar pantallazos de la documentación, el departamento de calidad final sabrá cuando debe esperar carga de trabajo relacionada con nuestro proyecto, etc…

2. Metricas

Métricas: La velocidad es la métrica clave en las metodologías ágiles, Visual Studio Team System nos permite obtenerla sin imponer burocracia al desarrollador.

Facilitar la comunicación

La comunicación dentro de los proyectos y hacia afuera de los proyectos es un problema claro que todas las metodologías tratan de atajar. Algunas como RUP o CMMI ponen el peso en la documentación y en generara artefactos que actúen como repositorios de información que se mueven de un lado para otro. Otras como Scrum o XP y en general las metodologías ágiles asumen que las personas son el principal repositorio de conocimiento y tratan de habilitar mecanismos (como una serie de reuniones con propósito claro, asistentes determinados, duración preestablecida y entregables predefinidos) para promocionar que las personas compartan información. Sin duda en todo proceso de desarrollo ágil o no tendremos que mantener una magnitud mayor o menor de documentación.

Es vital lograr que todo el equipo esté informado. Es aquí donde una herramienta de gestión de proyectos juega un papel vital. Contar con un lugar único donde el desarrollador pueda consulta sus tareas, sus bugs o donde el gestor del proyecto pueda consultar si un requisito esta implementado o probado o no facilita de manera radical el acceso a la documentación. Pero no solo eso, exprimir al máximo las capacidades de notificaciones que Team Foundation Server pone a nuestro servicio nos va a permitir lograr un enfoque ‘push’ en nuestra gestión de proyectos. Ya no es necesario recordar mirar nuestras métricas, podemos recibirlas en nuestro correo cada día. Unamos esto a la capacidad que tiene el portal del proyecto de Team System para radiar información hacia el exterior del proyecto, para actuar como repositorio de la información y sobre todo, para informarnos de cuando hay cambios en documentos de nuestro interés y veremos que la labor de gestión de proyectos será mucho más efectiva, gracias a la utilización de herramientas como gestores documentales, wikis y listas de discusión.

3. Alertas

Alertas: La capacidad de subscribirnos a información relevante facilita enormemente la gestión del proyecto.

Calidad, calidad y… calidad

Unos de los principios de MSF dice que ‘La calidad es el negocio de todos todos los días’. No dejar la calidad para el final es vital. Si algo he aprendido implantando metodologías es que es imposible pensar en tener un proceso de desarrollo sano y sostenible sin incorporar testers a los proyectos. Podéis ahondar en las justificaciones leyendo un artículo publicado en mi blog, titulado ‘Pon un tester en tus proyectos’ (http://geeks.ms/blogs/rcorral/archive/2006/10/21/Pon-un-tester-en-tus-proyectos.aspx)

Es difícil asumir que añadir calidad a nuestro software, hasta cierto punto, al contrario de lo que puede parecer a primera vista, reduce los costes de desarrollo y acorta los plazos. La reducción de costes se produce porque con un adecuado proceso de desarrollo, que tenga la calidad del software como un factor central, se descubre antes los errores. Y los errores, de cualquier índole, son más costosos cuanto más tarde se descubren, además estos coste se incrementan siguiendo un función exponencial. Descubrir que nuestra arquitectura no es capaz de gestionar el número requerido de transacciones por segundo, es infinitamente más costoso de corregir si se descubre durante las pruebas de aceptación que durante la revisión de la arquitectura. La reducción del tiempo de desarrollo se produce porque es mucho más fácil construir software sobre software estable que sobre software que no es estable. Hoy en día todos los procesos de desarrollo de software son en mayor o menor medida iterativos e incrementales. Es imposible construir un incremento de funcionalidad si la base de ese incremento no es estable.

Debemos tener en cuenta que el nivel de calidad lo decide el cliente no nosotros. Ningún cliente aceptará de buen grado un software que no cumple sus estándares de calidad. Poner el esfuerzo en averiguar cuál es el nivel de calidad que nuestros clientes requieren y asegurar que durante todo el proceso de desarrollo estamos muy próximos a ese nivel. Pasarse es desperdiciar fuerzas y quedarse corto significa que en algún momento tendremos que hacer un esfuerzo añadido para alcanzar las expectivas de calidad de nuestro cliente. Si queremos poder actuar con agilidad, incorporar cambios de manera sencilla, y construir el software de manera iterativa e incremental es imprescindible lograr mantener el nivel de calidad a lo largo de todo el proceso.

Cuando apareció Visual Studio Team System, Microsoft puso a nuestra disposición una herramienta de pruebas completamente integrada en el ciclo de desarrollo de la aplicación. Los testers son uno más del equipo de desarrollo, utilizan las mismas herramientas que los desarrolladores y consolidan la información sobre los resultados de las pruebas en el mismo servidor de gestión de proyectos. Esto hace que el proceso de compartir la información entre desarrolladores y testers sea mucho más eficiente.

4. Calidad

Calidad: Visual Studio Team System proporciona las herramientas necesarias para hacer de la calidad un punto central de nuestro proceso de desarrollo.

Conclusiones

Visual Studio Team System y las metodologías ágiles son una excelente pareja que me ha permitido ayudar a numerosísimos equipos a mejorar su manera de desarrollar software. Usar metodologías ágiles me ha permitido optimizar la relación entre el esfuerzo de implantación y los resultados obtenidos. Utilizar Visual Studio Team System ha sido vital a la hora de impulsar y facilitar la adopción de buenas prácticas de gestión de proyectos e ingeniería del software.

Articulo publicado con anterioridad en DotNetMania.

Un comentario en “Experiencias en la implantación de metodologías ágiles con Visual Studio Team System”

  1. Buen resumen del QUÉ. Hay algo sobre el CÓMO cuando hablas sobre trabajar DE MENOS A MÁS.

    Hecho en falta algo más sobre el CÓMO.

    Quizá simplemente enlazando a otros post igual que has hecho con la “sección sobre estimación de mi blog”, “Pon un tester en tus proyectos”.

    Podrías completar con algún enlace a buenas prácticas en Test Unitarios (recomendaciones de arquitecturas o cómo crear un test unitario), y lo mismo sobre Otras Métricas y como configurar las Notificaciones para una buena Gestión de Comunicaciones con los Stakeholders.

    Enhorabuena por el post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *